Origi al 1’. El goleador más joven de esta copa del mundo logró escaparse de la marca apenas al minuto uno, se perfiló de frente a Howard y mandó su remate a la pierna del portero estadounidense, a toda velocidad quería el caballo negro galopar desde el inicio del partido.

Partido de ida y vuelta. Estados Unidos le propuso un juego de latigazos a Bélgica, ambos equipos estaban más preocupados en ofender y las dos áreas se convirtieron en zonas de guerra, donde casi siempre salían avante los defensas.

Dempsey la deja ir. Bedoya pasó a Dempsey, quien se la entregó con toda la ventaja a Bradley para que se fuera de frente al área, dejó en el camino a un belga y la regresó para Dempsey, quien de primera la mandó a la ubicación exacta de Courtois. Dejaron ir la más clara.

Casi, Kevin, Casi. Kevin de Bruyne también estuvo a nada de adelantar a su equippo, recortó en el área y luego la mandó por un lado. Al final del primer tiempo, Bélgica y Estados Unidos seguían sin mover el marcador.

Otra vez en el primer minuto. Kevin de Bruyne volvió a aparecer en el área, mandó un excelente centro de tres dedos a Mertens, quien con suerte la mandó a la portería, Howard se vistió de héroe y voló para evitar que la bola traspasara su línea de gol.

Origi no quiere la gloria. Vertonghen comenzó la segunda mitad más adelantado, más incisivo y aprovechando su banda para in cursionar en el ataque, al minuto 52 mandó un centro raso por la izquierda, todos vieron el balón, incluso Origi, el delantero belga que dejó que el balón le pasara en medio de las piernas en lugar de mandarla a guardar

Se crea el mito de Tim Howard. Las leyendas y los mitos se crean en los momentos más importantes, nadie forja su leyenda en la comodidad. Unitas mandó al menos un pase de anotación durante cuatro años seguidos en una liga en la que jugar cuatro años seguidos es un lujo. Di Maggio no dejó de pegar hit por 54 partidos ante lanzadores enormes y malvados que le daban velocidades superiores a las cien millas. Tim Howard hoy dejó vivo a Estados Unidos con sus atajadas, los disparos de Hazard, de Origi y De Bruyne murieron en sus manos. Ni si quiera una corrida impresionante de Kompany conmovió el corazón del hombre centenario. Hoy su grandeza se sobrepuso a la adversidad durante 90 minutos.

Lee también   Ya ni rasguña

Wondolowskli lo manda a tiempo extra. Wondolowski tuvo en sus pies la oportunidad de capitalizar la leyenda de Tim Howard dándole la victoria a Estados Unidos. Jones lo dejó sólo frente a un Courtois tirado en el piso, el hombre de apellido polaco mandó su disparo a otro estadio. No permitió que sus nombres se escribieran en piedra con una victoria épica, evitó la canonización de Howard entre los héroes del futbol.

Ahora sí, Kevin. Tras correr cómo desquiciado todo el partido, De Bruyne por fin tuvo su recompensa, recibió la pelota en el área, se creó el espacio controlando hacia afuera y mandó un disparo cruzado al único lugar que era intocable para Howard, con un gran gol, dio la ventaja a su equipo.

El caballo negro galopa confiado. Romelu Lukaku entró para revolucionar el juego, con su potencia ganó el balón con el que asistió a De Bruyne, luego Kevin le regresó el favor con un pase magnífico, Lukaku no la pensó dos veces y con un riflazo sepultó a los estadounidenses.

El niño maravilla. Julian Green cumplió 19 años hace unos días, en algunos estados de su país le sería imposible comprar alcohol, pero ya tiene la edad suficiente para revivir al equipo nacional de EUA. Agarró la pelota de aire y le puso la potencia suficiente para vencer a Courtois. La emoción en el estadio era increíble, los muertos reviven gracias a un curandero juvenil.

Al final no fue suficiente. Belgas y estadounidenses se enfrascaron en una tensa lucha por el pase, los americanos trataban con pelotazos superar a los europeos, quienes por suparte esperaban con descolgadas terminar de matar al rival. Al final pitó el árbitro, Howard y Green no pudieron evitar que la selección belga cumpliera supropósito de llegar a cuartos de fnal.

Así Jugaron. Bélgica: Courtois; Vertonghen, Kompany, Van Buyten, Anderweireld; Fellaino, Witsel, De Bruyne; Hazard (Chadli 111′), Mertens (Mirallas 60’), Origi (Lukaku 91′).

Estados Unidos: Howard; Cameron, González, Besler, Beasley; Jones, Zusi (Wondolowski 72’), Bradley, Johnson (Yedlin 32’), Bedoya (Green 105+2′); Dempsey.