Bolívar goleó 3-0 a Universidad Católica con lo que calificó a la siguiente ronda y de paso dejó fuera a los chilenos.

Un desconocido Bolívar se plantó en la cancha del Hernando Siles para definir su clasificación con un nivel futbolístico que no se les había visto a lo largo del certamen.

Menos de dos minutos les bastaron para ponerse arriba en el marcador, gracias a un autogol de Enzo Andía que capitalizó en propia puerta los defectos de toda la defensa cruzada. Al 27′ quedaba definido todo, siendo Walter Flores quién con un disparo lejano ponía un claro 2-0.

El segundo tiempo trajo un gol rápido. Damián Lizio anotaba el 3-0 que se mantendría en el marcador por el resto del segundo lapso. Pero este periodo se vería envuelto en un sorprendente suceso. Un altercado entre un hombre del cuerpo técnico visitante y un policía terminó en golpes y la detención del hombre chileno, situación que calentó un partido que en el campo no daba situaciones para esto.

Y no es todo, al final del encuentro, como muchas veces vemos en esta competición, los eliminados fueron a buscar pleito con quien pudieran aunque afortunadamente no pasó a mayores.

Bolívar termina segundo con diez puntos, únicamente un gol detrás de Unión Española, mientras que Universidad Católica cierra su participación último del grupo con seis puntos.

Lee también   Calvario Chiva