Tigres jugó basura en el estadio Morelos. El equipo de Ricardo Ferretti es una lágrima y Monarcas, sin acelerar, lo superó 2 – 0. Por si fuera poco para los del norte, se lesionó El Guti Estrada y se fueron expulsados Juninho y Darío Burbano.

La previa. Tigres aburrió en casa y empató sin goles frente a Pachuca en la jornada dos. Monarcas, en un entretenido duelo, empató a dos goles como visitante ante Toluca.

Recodo. En líneas generales fue un partido soso. Tigres amenazó muy poco, en alguna ocasión disparó con peligro Lucas Lobos, pero el portero Felipe Rodríguez la sacó muy bien abajo. Lo mejor del primer tiempo, fue algún lapso de Christian Valdez, quien intentó convertirse en la bujía del ataque de Monarcas.

Gol venenoso. Tras dos partidos muy flojos, Duvier Riascos levantó la mano como el refuerzo goleador que Monarcas esperaba y adelantó a los michoacanos al minuto 41 con un remate potente de cabeza tras un centro por derecha de Salinas que el mismo colombiano generó.

Enrique Troncos. El segundo gol de Monarcas llegó al 50’ de los botines de Carlos Morales, quien de zurda cobró cerca del ángulo, pero sin mucha potencia. La pelota era atajable, pero Enrique Palos jamás se lanzó, se vio lento, torpe, manoteó y terminó en gol.

Dolor monumental. El Guti Estrada lo barrió por detrás a Jefferson Montero, pero fue el mismo Iván quien se lesionó. Su rodilla se torció feo y tuvo que abandonar en camilla el estadio Morelos.

Irreconocibles. Tigres perdió las formas en el Morelos. Derrotados en lo deportivo, quisieron ganar en lo antideportivo y tanto Juninho, como Darío Burbano se fueron expulsados en la parte final del partido.

Lee también   Guillermo Vázquez ya tiene nuevo equipo en la Liga MX

Lo que viene. Tigres regresa a casa para enfrentar a Pumas en un partido de capa caída, mientras que Monarcas visita a Tijuana en la jornada 4.