Tigres fue mejor, pero América sacó la chapa de campeón y líder general, le metió mucho oficio y rescató el empate en El Volcán casi sobre la hora, en el juego de ida de una de las series de cuartos de final del Apertura 2013 de la Liga MX.

La previa. América, campeón vigente, llegó a la liguilla como amplio favorito, tras haberse consolidado como líder general. Sin embargo, cerró el torneo con una escasa demostración en el empate sin goles ante Querétaro. En tanto, Tigres, con su agónico triunfo al Atlas por la mínima diferencia, aprovechó el tropiezo de Chiapas FC para colarse como un amenazante octavo lugar a la Fiesta Grande.

El dato. Moisés Muñoz cumplió su partido número 400 en primera división. Monarcas, Atlante y América, los equipos en su trayectoria.

Tigre suelto. Da gusto ver jugar a Tigres cuando lo hacen como en el primer tiempo. Con presión al rival desde la salida, mucha dinámica, precisión, intención, desequilibrio y plena vocación. Al minuto nueve, Guido Pizarro reventó el travesaño con un zapatazo de larga distancia.

Pulido se pulía. Tigres inclinó la cancha desde el arranque. Recuperaba la pelota en zona de ataque y se esforzaba por conseguir opciones de gol, como la que tuvo Alan Pulido, quien tras un bote de la pelota, la conectó sabroso, pero justo a la posición de Muñoz, que atajó sin dar rebote.

¡Ah caray, Gol del América! América no había pisado el área rival, apenas un intento débil que terminó en un tiro de esquina, que en realidad era saque de meta. De ahí surgió su gol, Maza Rodríguez peinó a primer poste y en el segundo, Topo Valenzuela, la mandó a guardar. Cubetazo de agua fría en el Volcán.

Golazo de Pulido. El dominio de Tigres no se modificó a partir del gol en contra. A Muñoz le siguieron lloviendo disparos, hasta que uno entró. Corría el minuto 30 cuando Torres Nilo llegó a línea de fondo por izquierda, de ahí metió un tremendo centro que Alan Pulido definió aún mejor, con sutileza, de primera, a poste cambiado. Golazo para empatar.

Lee también   Santos se estrena con goleada al Necaxa

Premio a Guido. El volante argentino ya había demostrado desde el arranque que quería hacerse presente en el marcador y cuando una pelota le quedó a modo tras una peinada de Dueñas en el primer poste, la puso en el fondo con una correcta definición. El marcador le hacía justicia a Tigres.

Bajaron el ritmo. El complemento fue completamente distinto al primer tiempo. Tigres bajó la intensidad, cedió metros, ya no presionó la salida del rival y América tuvo la pelota. No obstante, la defensa felina lució bien plantada para conservar la ventaja casi hasta el final.

Cruzó demasiado. Raúl Jiménez tuvo el empate al 74. Luis Gabriel Rey le metió un pase precioso, pero el disparo del atacante salió apenas por un costado.

Combinación de talento. América encontró el empate a dos minutos del final en una jugada que requirió la combinación de dos acciones llenas de talento en lo individual. Tras un rebote en un tiro de esquina, Rubens Sambueza la tomó, levantó la cara y la filtró de forma precisa a la llegada del colombiano Mosquera, quien con un remate poco ortodoxo, la bombeó por encima de Palos para igualar.

Lo que viene. La serie está abierta. Si bien es cierto que Tigres no supo aprovechar su condición de local con un triunfo, tampoco es imposible pensar en que puedan sacar el triunfo en el estadio Azteca. El empate a tres metería a los felinos a las semifinales.

ASÍ JUGARON:

AMÉRICA: Muñoz; Mosquera, Rodríguez, Aguilar, Valenzuela, Layún (Aldrete 60′); Molina (Mendoza 62′), Sambueza, Medina; Rey, Jiménez

TIGRES: Palos; T. Nilo, Juninho, Dueñas, Ayala (Rivas 77′); Salcido, Pizarro, Danilinho (Torres 49′), Álvarez (Villa 61′); Pulido, Lobos