Por la fecha 4 del Apertura 2013, Chiapas vence 4-2 a Puebla con dos goles de Carlos Ochoa, otro de Lucas Viatri y un autogol de Diego de Buen.

El Previo. Chiapas venía con el estigma de ser el renacido San Luis. Sin embargo, el equipo de Sergio Bueno ha dado buenas muestras de futbol durante las primeras fechas. Hace una semana Chivas le sacó el empate de milagro y a mitad de semana, en el Estadio Azul, las condiciones deplorables y un pésimo arbitraje le impidieron llevarse el triunfo ante Cruz Azul. Puebla, por su parte, llegaba con panoramas extremos. En el Tecnológico, Pabón les quitó el triunfo de último minuto con un golazo mientras que en el Cuauhtémoc, en la fecha doble, Luis Miguel Noriega los salvó de perder en la misma instancia.

No se emocionen. Chiapas arrancó con mucho ímpetu, dinamismo y peligro. Puebla se replegó y decidió aguantar al local. El equipo de Bueno comenzó a llegar una y otra vez al arco de Villalpando y consiguió abrir el marcador al 15′. Avilés Hurtado definió con una volea sólo para ver después como Érim Ramírez le anulaba el gol por una posición fuera de juego.

¡Clang! El dominio de Chiapas era evidente y su mala suerte también. Al 35′ Carlos Ochoa hacía retumbar el poste tras bombear su disparo sobre Villalpando.

El «Zidane» mexicano. Iniciado el complemento, Chiapas seguiría con la tónica más cambiaría la eficacia. Tras un leve desvío poblano, Carlos Ochoa conseguiría abrir el marcador, ahora si validado, para los locales.

De Buen no tiene nada. Minutos después del acierto de Ochoa, Diego De Buen aumentó el calvario poblano con un autogol. Un poco de infortunio en la concepción y un poco de tragedia en la reacción.

Lee también   Arsenal segundo, desaprovecha empate del Schalke

Siempre el «Chango». Juegue donde juege, Alfredo Moreno es sinónimo de gol. El Chango acortó distancias en un tiro de esquina e hizo renacer la esperanza en la Franja… aunque no por mucho.

Intratable. Es característico de Carlos Ochoa que entregue un partido donde todo le sale. Hoy era uno de esos. Sin un pelo de tonto, literal y metafóricamente, Ochoa sentenció el partido con un testarazo al 60′ tras un buen centro de William Paredes. La defensa poblana era un verdadero chiste.

Sin piedad. Chiapas no se conformó. Quería demostrar que su renovación también es en lo futbolístico. Avilés Hurtado volvió a estrellar un balón en el poste tras el tercer gol y, al 68′, llegaría el cuarto mediante pena máxima. Villalpando derribaría a Lucas Viatri haciendo que el árbitro cobrase la falta. El mismo Viatri anotaría con un potente remate al centro estrenándose en el futbol mexicano.

Terquedad con clase. Puebla ya estaba siendo humillado pero Alfredo Moreno no quería irse así. El Chango se sacó de la chistera un golazo, eludiendo a cuanto chiapaneco se le puso enfrente y finalmente rematando desde fuera del área a un costado de Fraustro.