Bajo la atenta mirada y el cuidado de un jugador que supo ser campeón del máximo torneo, y que además comparte el récord de más Mundiales jugados, la Copa del Mundo aterrizó este domingo en la capital rusa Moscú, lista para esperar por su nuevo dueño.

Lothar Matthaüs, campeón mundial con Alemania en 1990, fue el encargado de exhibir el ansiado trofeo que buscarán 32 selecciones entre el 14 de junio y el 15 de julio en Rusia 2018. Cerca de la entrada a la Plaza Roja, el exjugador levantó la copa y dijo sentir casi «la misma emoción» que cuando le tocó hacerlo como futbolista.

Después de una larga gira internacional, el trofeo de 6.1 kilos de oro macizo de 18 quilates será expuesto en el parque Gorki y la Plaza Pushkin, en donde habrán efectivos de seguridad y protocolo cuidando por la integridad del galardón.

Hasta el 7 de junio estará a la mirada del público, porque luego será guardado hasta que el 15 de julio será llevado al estadio Luznikí, en donde se jugará la final del campeonato.

¿Quién se lo llevará?

Info: EFE

Lee también   El Sevilla sufrió para meterse en las Semifinales de la Copa del Rey