Por la ida de la final en el Clausura 2013, Cruz Azul vence 1-0 a América con gol de Christian Giménez.

Arrancó la final de la Liga MX con mucho morbo, historia, ilusión, ambición y, sobre todo, lluvia. Bajo un aguacero evidente, Cruz Azul recibía al América en una nueva edición del «Clásico Joven», esta vez jugándose algo más que el orgullo, el mismísimo título de campeón. Las Águilas se presentaron sin Paul Aguilar, mientras que la Máquina sólo con la baja de Mariano Pavone por lesión.

Ya arrancado el partido, Cruz Azul se vio mejor que el visitante en los primeros minutos. Tras una buena jugada y centro de Pablo Barrera por la derecha, Christian Giménez avisó al ‘3 con una bestial volea directa a la humanidad de Moisés Muñoz. Al ’16 respondió América con un tibio disparo desde fuera del área por parte de Rubens Sambueza; nada complicado para José de Jesús Corona. Minutos más tarde, al ’19 para ser exactos, Cruz Azul haría explotar el estadio con la apertura del marcador. En un gran servicio de Pablo Barrera en un tiro de esquina, Christian Giménez le ganaría fácilmente la marca a Miguel Layún para conectar el primero de cabeza. 1-0 y festejo eufórico del Chaco.

El ritmo de Cruz Azul era rutilante, pero inexplicablemente se vino abajo después de la anotación. América no se desesperó y se armó con la bola, echó a los de Guillermo Vázquez hacia atrás y tuvo total dominio de juego en el resto de la primera mitad. Diego Reyes tuvo el empate en un tiro de esquina pero su cabezazo se fue apenas desviado. Cruz Azul no tenía capacidad de salida, aunque América tampoco generaba peligro notorio a pesar de tener la pelota. Sobre el cierre de los primeros 45 minutos, Giménez tuvo que abandonar el campo por un golpe fuerte contra Raúl Jiménez aunque volvió minutos más tarde.

Lee también   Manchester City salvó 'in extremis' su clasificación contra un rival de cuarta

El complemento no cambió su tónica. América arriba y los cementeros aguantando. Si las Águilas no encontraron el empate fue exclusivamente por la exhuberante actuación de José de Jesús Corona. Al ’52, Corona le sacó un cabezazo a Benítez que parecía ya adentro y, minutos más tarde, volvió a evitar la caída tapándole un disparo desde fuera a Juan Carlos Medina.

El partido comenzó a entrar en un bache futbolístico cuando Aquivaldo Mosquera se enganchó con el Chaco al ’60. Ambos jugadores se empujaron y luego el colombiano arremetió con un cabezazo al argentino en la cara, aunque este fue exageradamente actuado por el cruzazulino. La Máquina reaccionó con la mejor oportunidad del partido, aparte del gol. Al ’67, Javier Orozco quedó uno a uno con Moisés Muñoz pero su disparo se fue centímetros a un costado del poste contrario.

A partir de esa jugada, el partido se congeló y parecía que ambas escuadras estaban a gusto con el resultado. Empezó con emociones y terminó con algunos bostezos, pero la final deja todo para decidirse el próximo domingo en el Estadio Azteca.

Cruz Azul: Corona, Perea, Domínguez, Flores, Castro, Pereira, Torrado, Giménez, Barrera (Castro ’88), Gutiérrez (Pavone ’83), Orozco.

América: Muñoz, Rodríguez, Mosquera, Aldrete (Mina ’92), Layún, Reyes, Medina (Bermúdez ’89), Molina, Sambueza, Benítez, Jiménez.