Por la fecha 3 del Grupo C en la Copa Oro 2013, Cuba vence 4-0 a Belice con tres goles de Ariel Martínez y otro de Yenier Márquez.

Los milagros existen y Cuba fue testigo de uno. El Grupo C estaba prácticamente cerrado, con Cuba y Belice en el fondo sin puntos y con seis goles en contra cada uno, nadie daba un peso por ellos para la siguiente fase. Necesitaban de algo increíble para que accederian a cuartos de final. Y llegó.

Ariel Martínez fue la figura del encuentro y el principal catalizador de la esperanza cubana. El hábil delantero hizo lo que quiso con la defensa beliceña que, dicho sea de paso, opuso menos resistencia que una fila de conos. Martínez abrió la cuenta al 38′ con una gran jugada individual, en la que se quitó a tres rivales, y una definición al rincón inferior del portero West. Ya en el complemento, Martínez volvería a burlarse a toda la defensa beliceña para poner el segundo con un zapatazo al ángulo en el 62′.

Al 81′ comenzaría el final digno de película, no apto para cardíacos. Primero, el defensor beliceño Ian Gaynair se iría expulsado por doble amarilla. Dos minutos más tarde, Martínez completaría su hat-trick empujando la bola tras una asistencia de Alberto Gómez y una paupérrima marca del contrincante. A Cuba, con ese resultado, sólo le faltaba un gol para acceder a la siguiente ronda puesto que Martinica, el segundo peor tercer lugar, tenía una diferencia de goles de -2. Al 91′. en tiempo de descuento, Cuba encontraría el milagroso gol aunque, increíblemente, el árbitro lo anularía por una posición fuera de juego inexistente. Walter Benítez, director técnico de Cuba, no podía creer lo sucedido y se tenía que guardar toda la euforia desatada en el festejo del tanto invalidado. Sin embargo, Cuba sacó coraje de la nada y consiguió el milagro en el siguiente minuto. Martínez desbordó por la derecha y mandó un centro altísimo que Liván Pérez bajó de cabeza para Yenier Márquez, quien no perdonó y mandó a guardar con borde interno.

Lee también   Tuca se lleva el primer round

Los jugadores desataron su algarabía en una esquina de la cancha con técnico, utileros, masajistas, doctores y quien se pusiera en el camino.

Cuba: Molina, Clavelo (López 68′), Urgellés (Pérez 63′), Márquez, Joel Colomé, Malblanche, Corrales, Jaime Colomé, Martíenz, Gómez, Alfonso (Puga 77′).

Belice: West, Smith, Gaynair, Eiley, Pandy, Velasquez, Gilharry (E.Trapp 69′), D.Trapp, McCaulay, Salazar (Lennon 71′), Mariano (Torres 50′).