Con la Bundesliga imposible, el Dortmund se refugia en la Champions League como bote salvavidas en una temporada difícil, llena de sinsabores entre lesiones y marchas futuras como la de Lewandowski. Los alemanes se clasificaron gracias a una buena renta en el partido de ida ante el Zenit, que parece difícil que resurja de sus cenizas. Sin Spalletti en el banquillo y con Villas-Boas como apagafuegos, con un Hulk que parece haberse quedado congelado en Rusia y con una defensa que siempre anda de rebajas, parecía realmente complicado que el Zenit remontase la eliminatoria.

Y lo que son las cosas, con lo discreto que está Hulk todo este año, y de paso, para cumplir la ley de Murphy del que escribe, en el minuto 16 sacó a pasear ese físico que la naturaleza le ha dado y se sacó un zurdazo que quitó las telarañas de la portería de Weidenfeller. Con el empate a uno el Dortmund zozobró durante unos minutos pero el Zenit no estaba para muchos trotes, aunque tuvo el 0-2 en las botas de Shatov, que chutó desde el área al palo largo pero su balón se marchó rozando el palo.

Así que en el minuto 30, y como el Borussia estaba llegando más y mejor el futbol le recompensó con un gol. Aunque Malafeev también colaboró en un remate de Kehl de cabeza que no supo despejar el portero del Zenit. Con el empate, la remontada no era una rampa, era un puerto de categoría especial.

El equipo de Klopp cogió el timón del partido los últimos quince minutos y sobó la pelota hasta que el colegiado Undiano Mallenco, que hizo un buen papel, pitó el descanso.

Tras la reanudación, el Dortmund salió con la misma intención que con la que acabaron los primeros 45 minutos. El equipo de Westfalia intentaba mantener la posesión. Pero dos errores defensivos y un activo Witsel pusieron en aprietos a los locales. No hubo grandes ocasiones, pero sí dejó la sensación que este Borussia no es el del año pasado. Defensivamente es peor, y en el ataque tiene menos magia. También es cierto que faltaba la piedra filosofal del equipo de Klopp, Reus, que arrastraba molestias.

Lee también   Deportivo la Coruña vs Barcelona en Minuto a Minuto

Hasta el minuto 70 las ocasiones no se habían contabilizado y ambas escuadras parecían asumir su porvenir en la Champions. Los jugadores del Dortmund se veía en cuartos de final y el Zenit defenestrado de la máxima competición, hasta que apareció Rondón. El ex del Málaga llevaba solo diez minutos en el campo y aprovechó un error de la defensa para rematar completamente solo. 1-2 y a sufrir o a soñar. Había que marcar dos goles o encajarlos, pero la gasolina se acabó y el equipo ruso se quedó en mitad del trazado para respiro de los hinchas del Borussia.

El equipo de Klopp pasa a cuartos, con muchas dudas pero también con grandes ganas de hacer algo importante. Eso sí, sin Lewandowski que vio la cartulina amarilla y no estará en el partido de ida.

1. Dortmund: Weidenfeller; Piszczek, Papastathopoulos, Hummels, Schmelzer (Drum min.77); Nuri Åžahin, Kehl; Aubameyang, Mkhitaryan (Jojic min.69), Grosskreutz; R. Lewandowski.

2. Zenit: Malafeev; Anyukov, Lombaerts, Hubočan, Criscito; Fayzulin (Smolnikov min. 84), Witsel; Shatov, Danny, Hulk; Kerzhakov (Rondón min. 62).

Goles: 0-1 Hulk (min. 16); 1-1 khel (min.38); 1-2 Rondón (min. 76)

Árbitro: Undiano Mallenco (ESP). Amonestó a Lewandowski (min. 20), Ambaerts (min. 30); Kehl (min. 55); Jojic (min.74)

Incidencias: Partido disputado en el Signal Iduna Park ante unos 80.000 espectadores. Completamente lleno.

Información EUROSPORT