El Bayern comienza la Bundesliga con una estrepitosa goleada

El Bayern Múnich es una auténtica aplanadora y ahora lo demostró en su debut en la Bundesliga 2020-21, donde enfrentó al Schalke 04.

Bayern
Foto: YouTube

Los bávaros se estrenaron en este nuevo curso con una contundente masacre 8-0 con el triplete de Serge Gnabry y los tantos de Leon Goretzka, Robert Lewandowski, Thomas Müller, el debutante Leroy Sané y Jamal Musiala.

El conjunto muniqués inició sin problemas con el golazo Gnabry rematando desde el borde del área y clavándola en el ángulo. Algo similar hizo Goretzka pero la envió al ángulo inferior, al sacar un derechazo en la medialuna. Lewandowski colocaba la goleada mediante un penal bien ejecutado a la media hora.

Es bien sabido que esta máquina no es de aflojar cuando ya tiene tres en el marcador sino que es un tiburón al oler sangre, por lo que en el inicio de la segunda parte colocaron otra velocidad.

Gnabry marcaba su doblete al minuto del complemento, cuando Sané realizó una corrida sensacional dejando a un defensa y al arquero en el camino, y posteriormente dando el pase hacia su costado izquierdo para la llegada de Serge.

De nueva cuenta el recién llegado ex atacante del City iba a asistir a Gnabry, ahora dando un giro para sacarse marca y volver a pasar a la izquierda para el remate de su compañero.

Lewandowski sigue demostrando la clase de delantero que es y con una rabona tiró un centro que iba a terminar rematando de primera con la zurda Müller.

Sané luego de dos asistencias no se quedaría con las manos vacías, pues le tocaría celebrar su primer gol con la camiseta bávara, luego de otra gran corrida y la caricia a la pelota con la parte interna de su pie izquierdo ante la salida del arquero.

Lee también   Klopp se despide de la Bundesliga con una victoria

El último tanto caería gracias a una buena jugada de Musiala sacándose a dos defensores y rematando de derecha al primer palo.

Un categórico 8-0 que le demuestra a la Bundesliga, el Sevilla y a toda Europa que el Bayern será, una vez más, un rival muy fuerte de vencer.