Si el Atlético quería seguirle la pisada al Real Madrid y al Barcelona en LaLiga debía ganar su partido, pero fue sorprendido por el Eibar.

Foto vía Twitter @Atleti

Con goles de Esteban Burgos (9′) y Edu Expósito (89′), los vascos le dieron un batacazo a los colchoneros por 2-0, que contaron con Héctor Herrera desde el primer minuto y quienes ahora verían de lejos a los líderes.

Sin esperar mucho, antes de los primeros diez minutos el conjunto local ya se había puesto en ventaja luego de dos avisos claros. Desde un córner, Pedro León envió un centro que Sergi Enrich cabeceó en el primer palo para que, ante la inexorable ley del doble cabezazo en el área, Burgos cabeceara en segunda instancia para mandar a guardar el balón.

El gol se vivió con suspenso, por de primera se había señalado fuera de juego de Burgos, pero el silbante rectificó en el VAR y convalidó el gol.

Luego del gol, el Atlético fue superior al tener el control de la pelota ante un Eibar que no daba descanso, pero que fue bajando la intensidad y dejó que creciera su rival, aunque mucho no le incomodó.

El equipo del ‘Cholo’ Simeone crecía conforme iban pasando los minutos y cada vez estaba más cerca del empate frente al rival que empezó un poco disperso el complemento, pero se fue ajustando y más en defensa.

Con el ‘colchonero’ siendo mejor y más claro llegó el cambio de Héctor Herrera, quien abandonó el campo al minuto 73′ para darle paso a Lodi.

Pero como en cada deporte, al que no hace, le hacen, el equipo local encontró, sin buscarlo, el gol definitivo faltando pocos minutos para el final, cuando mejor jugaba su rival y estaba más cerca del empate o incluso, de la remontada.

Lee también   Mordidos avanzan los Rayados

Nuevamente desde un córner pero esta vez, Expósito no cabeceó, sino que controló, miró al arco y sacó un disparo que no pudo detener Oblak.

La derrota deja al Atlético con 35 puntos, ocho menos que el Real y cinco menos que el Barcelona (que no ha jugado en la fecha), pero igualado en el tercer lugar con Sevilla y Getafe.

Mientras que el Eibar respira un poco, pues se aleja de zona de descenso tras llegar a los 22 puntos y subir al puesto 16.