El Liverpool volvió a consolidarse en lo más alto del Grupo E, pues en esta Jornada 4 de la Champions League, derrotaron al Genk de Bélgica por la mínima.

Foto vía Twitter @LFC

El equipo de Anfield firmó un partido con muy poco color y que logró ganar con goles de Georginio Wijnaldum Alex Oxlade-Chamberlain, pero estuvo a punto de empatarlo, con el gol de Mbwana Samatta, y de perderlo.

Los dirigidos por Jürgen Klopp empezaron ganando el encuentro gracias al gol del delantero holandés, quien remató un centro que le envió James Milner y envió al fondo luego de varios rebotes.

El equipo inglés se acercó más veces al arco rival, pero su energía fue mermando a medida en que iba pasando el primer tiempo y por eso les cayó el empate del Genk.

Al minuto 44, el atacante de Tanzania remató de cabeza un centro luego de tiro de esquina, pero lo peor para el Liverpool fue remató prácticamente solo.

Con el empate, y un juego muy poco lúcido de los ‘Reds’, el equipo belga creía fielmente que podía derrotar a los locales y estuvo muy cerca de voltearle el partido, pero Samatta dejó escapar la oportunidad.

Los que no desaprovecharon la posibilidad de anotar el segundo gol fueron los de Anfield, después de un pase de Mohamed Salah para que Oxlade-Chamberlain la enviara al fondo del arco.

Con el gol, el Liverpool volvió a caer en un letargo desconocido para los seguidores del equipo y dejó abierta la posibilidad del empate para el Genk, que por poco lo consigue pero Alisson Becker evitó la posibilidad.

Lee también   Salah y Agüero se pelean el trofeo de goleo en la Premier

Con la victoria, el Liverpool sigue como líder del Grupo E con 9 puntos, uno por encima del Napoli en la segunda posición, pero con una distancia considerable del RB Salzburg.