Atlético Nacional dio una demostración extraordinario de futbol y goleó 0-4 en Montevideo al mismísimo Peñarol.

Para el local fue una pesadilla. El equipo Paisa se plantó en el Centenario y exhibió un futbol no sólo espectacular sino contundente. Fue un paseo ante un grande de Sudámerica.

La actuación colectiva del Verdolaga fue total. En lo individual, lo que jugaron Dorlan Pabón, Jherson Córdoba, el ex San Luis Macnelly Torres y el ex Chiapas Luis Fernando Mosquera, borró la que se suponía una de las defensas más sólidas de la Copa. Cada ataque verde, cada contragolpe daba una sensación de peligro gigante.

Y tocaban. Basaron su juego en pases a todo lo larga de la histórica cancha. Atlético Nacional comenzó averiguando qué planeaba su rival, y cuando vio que encontraba espacios, despedazó a Peñarol.

Pero el Centenario, muy lleno, nunca dejó de cantar. Incluso con el 0-4 los cantos crecían y crecían. Es que a su equipo no le faltó entrega, no le faltaron ganas, simplemente enfrente encontraron un equipo lleno de inspiración.

Córdoba, elegido la figura del partido, abrió el marcador al 9′. Definición de gente grande a la base del poste. El segundo, también suyo, cayó al 50′. Los dos restantes fueron de Pabón, al 64′ y al 78′. El último, por cierto, en jugada veloz por la izquierda que él culminó con tiro impecable.

En el grupo ocho los colombianos ya tienen 6 puntos en dos fechas. Peñarol, que perdió en el debut ante Godoy Cruz, se quedó con cero unidades, y una lección de muy bien futbol.

Lee también   Ganan todo lo que juegan