Con dos goles de Alexis Sánchez y uno de Messi, Barcelona ganó 1-3 al Bayer Leverkusen y se enfila a cuartos de final.

Los catalanes llegaron a Alemania no sólo con la meta de obtener un buen resultado, sino para mostrar que el futbol que los llevó a ganar todo sigue rondando por ahí…

Y lo hicieron. Desde el primer minuto volvió el dominio apabullante del balón. La estadística marcaba 79% de posesión sobre la primera media hora de partido. Pero jugadas peligrosas había pocas, sino es que ninguna.

Bayer decididamente se resguardó. Se negó toda posibilidad de pisar el área de Valdés y metió a todos los hombres en su campo en busca de quién sabe qué. En ese momento Barcelona aprovechó una de las pocas, poquísimas que construyó en la primera parte. Al 31′, pase alto y filtrado de Messi para que Alexis y Fábregas fueran por un balón que sólo veía frente a él al arquero Leno. El chileno fue el primero en llegar y definió por debajo de las piernas.

Pero la segunda mitad no comenzó igual. El técnico Dutt adelantó un poco más a su equipo y rápido vio recompensa, como para lamentar haber olvidado atacar durante toda una primera mitad. El empate cayó al 52′. Centro desde la derecha de Ćorluka y el checo Kadlec llegó a rematar con toda decisión.

Sin embargo, los alemanes otra vez se echaron atrás. Y nuevamente con la comodidad del balón y el campo, el Barça comenzó a hacer su futbol. Toque aquí, toque allá. Entonces sucedió lo lógico, otra vez, y rápido, se adelantó el equipo de Guardiola.

Lee también   ¿Y ahora, quién podrá detenerlos?

Otra vez un pase filtrado, esta vez de Cesc, fue a parar a los pies de Alexis, quien evitando empujón y todo, eludió al arquero y definió cuando el ángulo cada vez se hacía menor. Fue al 55′.

Bayer se acercó una vez más. Fue un disparo que, previo roce de Valdés, se estrelló en el palo.

Con Xavi en la tribuna por lesión e Iniesta sin estar al máximo, el encargado de todo fue Messi, quien encontró sus mejores cómplices en Cesc y Alves. Pero, y vale la pena repetirlo, las ocasiones de gol tampoco le sobraron al Barça.

Guardiola hizo cambios. Retiró a Iniesta, al que no se le vio pleno, y mandó a Thiago. Cuenca y Pedro también ingresaron.

Hacia el final Messi puso el gol definitivo en un ataque junto a Dani Alves. El brasileño centró y el argentino remató.

Fue 3-1 y, al menos por ahora, el Barça, en Champions, se llevó el OK.