El Tren ruso se fue adelante en la eliminatoria al ganar 2-1 al Athñetic de Bilbao en el Luzhniki de Moscú.

El Athletic pasó del calentón de la primera mitad al frío total en la segunda parte. Los de Marcelo Bielsa fueron reconocibles sólo durante los primeros cuarenta y cinco minutos, donde el balón iba de lado a lado y siempre con peligro. Eso sí, aunque las ocasiones llegaban, el gol costó.

Muniaín, en el 35′, abrió el marcador. El encuentro se ponía de cara para un Athletic que llevó su buen fúutbol a Europa, un escenario que brilla más. No importó ni los -13 grados ni el césped artifial.

Sin embargo, todo cambió en el segundo tiempo. Puede que el cansancio pasara factura a los Leones, acostumbrados a la lluvia del norte, pero no a la nieve de Moscú.

Glushakov empató el partido de pénalti en el minuto 60 de partido. Aurtenetxe pecó de novato ante Caicedo. Precisamente el delanteto del Lokomotiv dio la vuelta al marcador con un tanto en el 70′. Un duro golpe para el Athletic, que volvió a aparecer en la recta final del partido. Llorente y Muniaín lo tuvieron en sus pies, pero el meta Guilherme, que por cierto se animó a usar manga corta, se lució.

Lee también   Napoli y Athletic dejan todo para la vuelta