España no pudo con Grecia

Foto: @EthnikiOmada

España tuvo un estreno inesperado en el camino a Catar 2022, cediendo un empate en el Nuevo Los Cármenes ante Grecia en un choque marcado por la decisión de un penalti.

Íñigo Martínez fue el villano español al rival para despejar el esférico en un partido sin peligro alguno para la portería defendida por Unai Simón, que provocó que golpease al rival y la decisión del italiano Marco Guida. El penalti fue un castigo a la falta de soluciones futbolísticas de España en una mala noche.

Grecia inyectó anestesia para modificar la identidad de la España de Luis Enrique. La primera aparición de Morata tardó 33 minutos en llegar, pero fue letal. Control de pecho y remate de zurda arriba sin dejar caer el balón. El problema parecía resuelto.

Y cuando parecía que Grecia no marcaría, llegó una decisión que cambió el rumbo. Solo a balón parado o por un despiste podía encajar un gol la selección española. Iñigo Martínez, que había sustituido al descanso a Ramos, se lanzó a despejar el balón dentro de su área y con la inercia, tras golpear el esférico, impactó en la tibia de Masouras. El penalti lo transformó Bakasetas.

España hizo debutar a Pedri, con 18 años, y confío en Brian Gil, de 20. El dibujo del partido impidió tener continuidad a la calidad en la asociación de Pedri. Bryan dio el desborde que faltaba, encarando desde el primer balón que tocó, generando desequilibrio pero falto de precisión en el momento clave del pase.

Grecia celebró el empate como una gesta en casa del grande. Una selección española que pasó del éxtasis a la duda.

Lee también   México, casi calificado al Mundial Sub 20