El argentino erró un penal a los 26 minutos y después no pasó nada en un empate sin goles que enfureció a la afición neroazzura que reclamó en serio desde las tribunas…

El Inter de Ranieri muere de nada, esa es la verdad. Este domingo empataron sin goles ante el Atalanta en un partido que quedará en el olvido ya, si acaso el único pasaje que se recordará es que Diego Milito, el gran goleador neroazzurro, erró un penal a los 26 minutos que pudo haber cambiado la historia del marcador y hasta de las acciones.

Sin embargo no pasó nada. De ahí en adelante fuimos testigos de un Inter lleno de buenas intenciones pero carente de todo, de profundidad, de claridad, de llegada y de ideas frescas. El equipo de Ranieri no funciona, se cae rápido con detalles como el del penal, no se repusieron nunca y con solo ganas no se puede ganar en el futbol, eso está claro.

Después de su actuación de este día, el Inter quedó séptimo con 41 unidades, aún con opciones de meterse a zona de copas, mientras que el Atalanta en el 12vo, navega tranquilo sin pena ni gloria y ni quien le apure…

Lee también   Inter ofrecería millonada a Pep Guardiola