En el partido que inauguró la actividad del Grupo C en el Mundial de Rusia 2018, la Selección de Francia y la Selección de Australia se enfrentaron en la Kazan Arena. La victoria fue para los comandados por Didier Deschamps, pero el gran protagonista del duelo fue el VAR.

Durante los primeros 45 minutos, las ocasiones fueron escasas al igual que las emociones, debido a la postura conservadora de ambos representativos, dejando un amargo sabor de boca y la esperanza de que lo mejor del cotejo viniera en el complemento.

Y efectivamente así fue, la parte complementaria tuvo de todo, comenzando por el debut del VAR en la competencia.

Corría el minuto 56′, cuando Antoine Griezmann cayó dentro del área australiana, luego de una barrida de Joshua Risdon, al principio el silbante uruguayo, Andrés Cunha, dejó seguir, pero luego de unos segundos consultó la jugada y determinó sancionar una polémica pena máxima.

La polémica acción que fue señalada como penal, tras ser revisada en el VAR.

Sería el propio Griezmann el encargado de ejecutar desde los 12 pasos para abrir el marcador, adelantando al conjunto galo al 58′. Pese al golpe, los ‘Socceroos’ se curaron rápidamente la herida y consiguieron igualar apenas cuatro minutos después, gracias a la anotación de Mile Jedinak también por la vía del penal a los 62′.

En un duelo que ya era intenso parecía que el equilibrio sería inquebrantable, hasta que Olivier Giroud habilitó a Paul Pogba, para que el futbolista del Manchester United definiera el encuentro a favor de Francia a los 81′, dejando sin posibilidades a la combativa escuadra australiana.

Con este resultado, la Selección de Francia toma la punta del grupo, esperando a lo que suceda entres sus similares de Perú y Dinamarca en lo que será el segundo duelo del sector, mientras que Australia queda momentáneamente en el fondo.

Lee también   Los Citizens se llevan el derbi

Video Resumen