Tremendo cierre en la penúltima jornada del Brasileirão. Corinthians tenía la posibilidad de ser campeón en caso de triunfo combinado con empate o derrota de Vasco. Y casi sucede…

El Timão visitó el Orlando Scarpelli de Florianópolis, casa de Figuirense, una de las sorpresas de la temporada. El partido se desarrolló entre el aburrimiento y el tedio. Corinthians dominaba, pero sin generar mucho peligro. Fue hasta el 67′ cuando, luego de una gran jugada de Alex, el brasileño-portugués Liédson remató de cabeza para poner el 1-0 que sería definitivo.

Pero el partido siempre estuvo emocionalmente sujeto a lo que acontecía al mismo tiempo en Río de Janeiro entre Fluminense y Vasco da Gama.

Al saber que el marcador no se movía en Río, los hinchas del Timão comenzaron a cantar y a sacar carteles de campeón. Pero al 77′ Alecsandro adelantó a Vasco y los festejos pararon.

Poco después, al 84′, Figueirense se perdió un gol muy claro. Su delantero no pudo cerrar a tiempo para empujar el balón. En ese instante, los seguidores de Corinthians volvieron a estallar: Fred había empatado para Fluminense en el estadio Joao Havelange.

El tiempo se iba y el título estaba en la bolsa. En Florianópolis terminaba el partido con triunfo para el líder brasileño. Sus jugadores se quedaron en la cancha mientras esperaban el final del otro juego, al que le restaban tres minutos.

Y cuando ya todo era festejos y abrazos, otra noticia apagó todo: Bernardo anotó para Vasco en el último segundo. Remató un balón en el área, atajó Diego Cavalieri, y en un segundo disparo marcó el tanto que, cuando menos, le da vida a Vasco hasta la última jornada.

Lee también   A morder a Palmeiras

Corinthians se dirigió a su vestidor sin poder ser campeón, y ahora tendrán que planear su último encuentro, que será como local ni más ni menos que contra Palmeiras.

Vasco da Gama, dos puntos abajo, también cerrará en casa con un clásico, pues recibirán a Flamengo y Ronaldinho el mismo domingo, a la misma hora.

Ganó Corinthians, pero el campeón se definirá hasta la última jornada…