Holanda le ganó 2-0 a Francia por el grupo 1 de la Liga A de la UEFA Nations League. Lo hizo como local en la ciudad portuaria de Rotterdam, e indirectamente decretó el descenso de Alemania a la Liga B. El Campeón del Mundo se mostró perdido y pudo ser peor, de no ser por el meta Lloris. Holanda está de vuelta y dependen de sí mismos para avanzar, a falta de un partido ante los germanos.

Apenas había transcurrido dos minutos cuando Wijnaldum y Depay combinaron para exigir a un Hugo Lloris que mantuvo en partido en los galos hasta el final.

El desequilibrante Kylian Mbappé quiso responder al cuarto de hora de partido pero el disparo se fue desviado. A punto estuvo de cambiar la rutina en favor del local, el lateral francés Pavard. El galo remató con potencia un tiro que pasó muy cerca del ángulo custodiado por Cillessen.

Pero esta renovada Naranja Mecánica de Koeman no parecía importarle tener al vigente monarca del fútbol mundial en su casa, y continuaba generando ocasiones de gol sin reparos. Y sobre el cierre del primer tiempo en Rotterdam, llegó el gol holandés.

Al 42, Georginio Wijnaldum aprovechó un rechace centralizado de Hugo Lloris, quien ya había sacado un riflazo de Ryan Babel, pero que no pudo evitar que el remate del jugador de Liverpool pusiera el 1-0 parcial.

En el complemento, Didier Deschamps no pudo solucionar la inoperancia francesa ante un conjunto tulipán que se mostraba alegre en ataque como en sus mejores años. Lloris se vestía de salvador y sacaba cada remate holandés con dirección de gol.

Lee también   Deportivo vs Málaga Minuto a Minuto

La baja de Paul Pogba, dejó demasiado expuesto a un Kanté que corrió todo el partido, pero no daba a basto ante un ataque holandés que comenzaba con Frankie de Jong, y terminaba con Memphis Depay, Babel y Bergwijn verticalizando en dirección a Lloris. Griezmann y Mbappé estaban desaparecidos en la ofensiva francesa.

Ousmane Dembele entró por Olivier Giroud a falta de 20 minutos para el final, pero la cara gala no cambió. Holanda iba por el segundo, que finalmente llegó en el descuento y de penal. Depay ejecutó con frialdad, picando la bola «a lo Panenka». Festejaba Ronald Koeman, que puso después de cuatro años de ausencia en el panorama internacional, a la Oranje de nuevo en la palestra continental.

Pocos daban algo ante esta Holanda, más con los dos últimos campeones del mundo como rivales de grupo, pero ahora los tulipanes necesitan apenas un empate con Alemania para clasificar (por gol average) a la Final Four. En un partido donde el equipo alemán ya llega descendido a la Liga B. Y una Francia que dependerá de la resistencia germana para no quedarse afuera de la fase final, a solo meses de consagrarse en Rusia.

Ya Francia no jugará más en este grupo de Nations League, el partido restante lo jugarán holandeses y alemanes la próxima semana en Gelsenkirchen. De momento, Francia lidera con 7 puntos sobre cuatro partidos, Holanda tiene 6, y Alemania cierra con 1 sin chances.