Después de mucho insistir en el juego, el Arsenal logró marcar a tres minutos del final y se llevó un triunfazo sobre el Manchester City que se empieza despedir del título de Premier League…

Más que merecido el triunfo para el Arsenal y es que este domingo el Manchester City no hizo el partido que se esperaba, jugó metido en su cancha y haciendo uso de la violencia, ensuciando un partido que prometía muchas mejores cosas de lo que vimos esta tarde en el Emirates Stadium.

Y es que este domingo sólo hubo un equipo en la cancha y ese fue el Arsenal, que fiel a su estilo quiso ir al frente, hizo las jugadas necesarias para ganar el partido y al final, ya cuando se cantaba el empate sin goles, Mikel Arteta se mandó un golazo desde fuera del área que puso de cabeza a todos en el estadio.

Del City muy poco qué decir, menos, cuando lo único relevante para ellos este día, fue la serie de patadas que se mandó Balotelli poniendo en riesgo la integridad física de un compañero, en este caso Alexandre Song a quien por poco le quiebra la pierna. Balotelli hoy no salió a jugar, no se le dio la gana y sus indisciplinas le costaron la roja ya sobre el final del partido con otra tremenda patada a un jugador Gunner. Lamentable el italiano para ser sinceros.


mcbaloredno por arsenalist

Pésima actuación del central del partido, Martin Atkinson, que debió echar a Balotelli desde el primer tiempo, y después a Koscielny por juego brusco grave. Atkinson permitió gran cantidad de indisciplinas dentro del campo dejando en mal, una vez más, al arbitraje de la Premier League.

Con el triunfo de este domingo, el Arsenal asciende ya al tercer puesto dejando al Tottenham en cuarto, mientras que el City, con diez puntos más (71), es segundo a ocho del United que parece, comienza a enfilarse de manera definitiva a un nuevo título en Inglatrerra.

Lee también   Autogolazo y triunfo suizo