La Juventus decantó a su favor il Derby d’Italia desde el primer tiempo, en el que se sobrepuso al empate conseguido por el Inter y no concretó todas las opciones creadas al frente.

Todo ocurrió en la primera mitad. Tan sólo al minuto 10 la Vecchia ya había probado a Castelazzi hasta en dos ocasiones antes de que Vucinic lograra perforar la meta neroazzurra. El inicio trepidante y en su contra destanteó a los locales y permitió el control juventino, pero justo antes de la media hora de juego, Maicon marcó justo desde la esquina del área un golazo que ni Buffon pudo contener. Juegazo al momento.

Por algunos momentos -el gol incluido- Wesley Sneijder volvió a ser áquel que manejaba el mediocampo interista y asistía con precisión a sus compañeros, pero, en general, el Inter no está funcionando bien en conjunto como para aprovechar el talento del holandés. Ese escaso funcionamiento colectivo frustra a Sneijder y anula cualquier acción suya. También es cierto que hace falta alguien que concrete arriba, como Forlán, pero es uno sólo de los muchos problemas del Inter en esta temporada.

Cinco minutos luego del empate, la Juve volvió a poner distancia en el marcador, ahora con Marchisio asistido por Matri, misma que el Inter no pudo remontar. Más difícil aún cuando fue la visita la que impuso condiciones e hizo de Castelazzi la figura del partido con al menos tres atajadas importantes.

La Vecchia Signora vuelve a asumir el liderato en la Serie A, luego de que el Milan lo tomara momentáneamente, mientras que el Inter no sabe cómo hacer para salir de ese oscuro bache que los tiene sumidos muy cerca de la zona de descenso.

Lee también   La dieta especial que uso la 'Juve' para recuperar a Higuaín