Inglaterra superó a Bélgica y consolida su liderato en Nations League

La Selección Inglesa derrotó en la Catedral de Wembley 2-1 a su similar de Bélgica por el grupo 2 de la Liga A de la UEFA Nations League. Triunfo clave para los británicos dirigidos por Gareth Southgate sobre los de Bob Martínez, para liderar su zona en busca de acceder al final four de este incipiente certamen de seleccionados del viejo continente.

Marcus Rashford vence a Mignolet y anota de penal para los Three Lions | Foto: youtube

Se disputaba un duelo de importancia por la Liga A de la liga de naciones de la UEFA. Grandes figuras de la actualidad en ambos bandos, y dos selecciones que en base a presente y juventud buscan ganar rodaje para llegar con serias posibilidades de título en los próximos grandes torneos continentales y mundiales.

En Wembley se iba a adelantar el equipo belga a través de Romelu Lukaku, quien desde el punto penal ponía arriba a los diablos rojos en Londres al minuto 14. Antes del descanso iba a poner tablas en el marcador el combinado anglosajón.

Ya al filo del entretiempo, otro penal era marcado por el colegiado pero esta vez para el local. Marcus Rashford asumió el compromiso y puso el empate a uno engañando al meta belga. Todo estaba dado para que se repartieran puntos en la capital inglesa, pero un infortunio jugó para Inglaterra que se iba a quedar con los tres puntos y con el liderato del grupo 2.

Otro joven británico como es el caso de Mason Mount, remató con dirección de arco, la bola se desvió en una humanjdad belga, descolocando al portero Mignolet que nada pudo hacer para evitar el gol del triunfo inglés al minuto 66.

Lee también   Guardado sobre el Mundial: "Me tacharán de loco, pero ojalá seamos campeones"

Ahora con estos tres puntos, Inglaterra lidera el grupo con 7 puntos tras 3 jornadas, quedando Bélgica segundo con 5 unidades. Tercero y cuarto quedan Dinamarca e Islandia que deben jugar entre ellos para meterse en la discusión.

Recordando que en otro partido a considerar por esta Liga A, el último finalista del torneo, la selección holandesa ahora dirigida por Frank de Boer, empató sin goles contra Bosnia Herzegovina.