Por las semifinales de la Copa Confederaciones España tuvo que recurrir a los tiros desde el manchón penal para sacar adelante una eliminatoria que por momentos parecía perdida ante una gran Italia que mereció quizás, algo más…

Partidazo, una lección de buen futbol que dejó a España en la final pero no como todos estaban pensando y hasta asegurando. Ayer los «conocedores» que hablaban del partido en los diferentes programas deportivos no le daban mucha vida a Italia, los porcentajes eran hasta majaderos tomando en cuenta que se trata de una selección grande, poderosa, hasta un 70-30 en favor de España llegaron a advertir sobre sus respectivas mesas de debate, sin embargo, la cosa fue muy distinta.

Italia terminó quitándole el balón a una España que en los 90 minutos tiró dos veces a portería y que se salvó en repetidas ocasiones, sobre todo en la primera mitad donde le dieron un baile portentoso pero sin explosión en las redes. Pecado mortal para los italianos que dieron una lección a la mejor selección del mundo pero que por cosas del destino se quedó en el camino dejando las mejores sensaciones con un estilo que enamora, que hace vibrar, y que avisa desde ahora, que en el Mundial del próximo año ya hay un candidato serio y con altas posibilidades de éxito si siguen jugando como lo hacen con Prandelli.

Así, el futbol ganó esta tarde y aunque quizás no pasó el que en términos generales insistió más, podemos darnos por bien servidos con una final que en el papel era la deseada por muchos aficionados en el mundo y medios de comunicación en general. Ahí queda lo de Italia, ahí quedan los tiempos extra de España que igual lo debió ganar en esas instancias, ahí quedan los dos mejores selecciones del mundo hoy por hoy y si alguien lo duda, que hable ahora o que calle para siempre…

LA FIGURA: Sin duda esta tarde en Fortaleza Andrea Pirlo reivindicó al mundo con el futbol. El talentoso mediocampista italiano brindó una exhibición portentosa haciéndose el líder de la cancha, el mejor de los actores en un escenario pletórico. Pirlo ya no corre como antes, pero hace correr el balón. Abrió la cancha, manejó los cambios de ritmo a placer y trazó con elegancia como tantas veces pudo.

LOS ENTRENADORES:

Cesare Prandelli no se guardó nada, no inventó y respetó su estilo hasta el final o hasta que el aspecto físico les dio a sus jugadores. Italia fue superior a Italia en los 90 minutos tanto, que la posesión del balón se cargó del lado azzurro en la complementaria. Los italianos hicieron un partidazo y por momentos dieron una sopa de su propio chocolate al cuadro español.

Del Bosque nunca se desesperó a pesar de ver a la Roja sometida prácticamente todo el partido. Modificó en los momentos exactos aún cuando por lapsos, parecían urgentes las sustituciones. Para los tiempos extra sorprendió a todos sacando a Torres y metiendo a Xavi Martínez, una llave para cerrar el partido, pero ojo, cuando fuese necesario, porque de entrada Martínez se metió al centro del área en busca del gol.

Lee también   Portugal derrotó a Bélgica con gol de Cristiano Ronaldo

LA JUGADA 1: Apenas iniciados los tiempos extra los italianos elaboraron la jugada perfecta, todo lo hicieron bien, llegada con balón dominado por la banda derecha culminando con un disparo potente del incansable Giaccherini que estremeció el poste derecho de la portería de Iker Casillas.

LA JUGADA 2: A loa 114 minutos Xavi mandó disparo potente que se estrelló en la horquilla izquierda de la meta de Buffon, el apunte es que fue el propio meta italiano quien entró mal al balón y de milagro la de gajos se estrelló en el metal. Esa pudo haber terminado con las ilusiones azzurri en ese momento.

EL DRAMA: Si los 90 minutos fueron apasionantes, los tiempos extra entregaron los momentos más dramáticos del partido. El esfuerzo titánico de todos, absolutamente todos los actores de este inolvidable capítulo, entregó acalambrados, esfuerzo, dolor y profesionalismo en una batalla que quedará para la historia. Por si no fuera suficiente el peligro en ambas porterías mantuvo a todos al filo de la butaca.

LOS PENALES:

Candreva a lo Panenka marcó el 1-0 para Italia
Xavi tiró fuerte al palo izquierdo y lo empató 1-1
Aquilani marcó fuerte por abajo a la derecha de Iker, lo puso 2-1 en esos momentos
Iniesta abajo y pegado al palo izquierdo marcó el empate 2-2
De Rossi lo metió en el ángulo superior derecho de la meta de Casillas, los puso 3-2
Piqué no dudó y lo mandó al fondo engañando a Buffon, estaban 3-3
Giovinco dejó parado a Casillas para el 4-3 en favor de Italia
Sergio Ramos con personalidad de grande lo puso 4-4 cobrando arriba pegado al palo
Pirlo con maestría absoluta, maravillosa, engañó a Casillas y lo puso 5-4
Mata no falló, engañó a Buffon con tiro pegado al palo derecho, 5-5
Montolivo en muerte súbita marcó el 6-5
Busquets con frialdad inmaculada marcó el 6-6 tirando pegado al palo izquierdo de Buffon
Bonucci la mandó al infierno y dejó todo listo para el triunfo español, 6-6 seguían
Navas no falló, mandó el penal al fondo y a España a la final ante Brasil.

ASÍ JUGARON:

ESPAÑA: Casillas; Ramos, Arbeloa, Piqué, J. Alba; Iniesta, Xavi, D. Silva (Jesús Navas 52′), Busquets; Pedro (Mata 79′), Torres (Javi Martínez 94′).
DT: Vicente del Bosque

ITALIA: Buffon; Barzagli (R. Montolivo 46′), Bonucci, Chiellini; De Rossi, Pirlo, Maggio, Marchisio (Aquilani 79′), Candreva; Giaccherini, Gilardino (S. Giovinco 91′).
DT. Cesare Prandelli