FOTO: AFP

Bajo el pretexto de un frío inventado la Vecchia Signora se arropó con doble vestimenta. Cautelosa y prevenida, la dama turinés salió a la cancha para ver si el incauto visitante caía en sus redes. Al más puro estilo de una viuda cínica, calentó al oponente para salirse con la suya a cambio de ofrecerle resistencia y nada de caricias.

  • 1Juventus
  • Internazionale
Juventus: Buffon; Bonucci, Barzagli, Chiellini, Sorensen; Aquilani, Melo (Sissoko 74´), Marchisio (Pepe 71´), Krasic; Matri, Toni (Iaquinta 64´). DT Luigi Delneri


Inter de Milán: Julio César; Ranocchia, Córdoba, Motta, Zanetti; Maicon, Cambiasso (Nagatomo 73´), Sneijder, Kharja (Pandev 59´); Pazzini, Eto´o. DT Leonardo
Goles: 1-0 Matri (29´),
Árbitro: Paolo Valeri
Incidencias: Fecha 25. Partido efectuado en el Estadio Olímpico de Turín

En la figura de Matri, los locales tuvieron el veneno escondido. Utilizaron a Toni como distractor, como el hombre encargado del trabajo más pesado e ingrato en el campo, pero a la vez el de más esfuerzo: mantener ocupados a los defensas rivales sin necesidad de tener el balón.

En la trampa cayeron Córdoba, Maicon y Ranocchia, quienes se fueron más por el marcaje hacia Toni, así como por movimientos anticipados para contener el medio campo turinés. Sin embargo, a los 29 minutos del partido cedieron el balón a Juventus, que de inmediato aprovechó la cortesía.

Por andar cubriendo a Toni y estar a las vivas de lo que hiciera Marchisio, los defensas visitantes descuidaron su costado izquierdo y les cayeron los finos ladrones. Krasic amagó con un centro y retrasó el esférico a Sorensen, que con un toque más que preciso mandó el balón al área y Matri apareció de la nada para rematar. Córdoba no daba pie a lo que veía; se fue con la finta de Toni.

Lee también   El Salvador acrecentó la crisis de Honduras

Otro que tuvo una participación engañosa fue Chiellini, que trajo indeciso a Maicon durante algunos lapsos del partido. «Voy y no voy. Corro, pero no corro». Este juego, arte de desesperación, surtió efecto en favor del italiano, imposibilitando el recorrido ofensivo del brasileño.

Todo el segundo tiempo Inter fue dueño del balón. Juventus apostó por aguantar y contener pero no tan en balde, pues mantuvo a Matri en la cancha y su presencia fue más que suficiente para tener entretenidos a Córdoba y Ranocchia. Al final, de poco le sirvió a la visita la posesión del esférico, pues al no saber qué hacer con él terminaron por no entenderse adelante. Así, Leonardo sufre su segunda derrota como técnico del Inter y le ha de haber calado; perdió contra una Signora muy colmilluda (o mañosa).