Pareciera que los Zorros del Atlas se esmeran en darle pelea a los Tecos en dejar a la ciudad de Guadalajara con un sólo equipo de Primera División, ¡y van por muy buen camino!

Es cierto que la Pájara no tiene la culpa del plantel que tiene el Atlas ni que puede llegar a solucionar los varios problemas que vienen arrastrando de años los Rojinegros, ni mucho menos levantar en una sola semana el bajísimo nivel de juego, pero también es cierto que si no aprovechas los juegos de local para conseguir puntos, el camino que transitas lleva directo a la Liga de Ascenso.

En cambio, Atlante no fue víctima de la desesperación y se ordenó bastante bien como para darle vuelta al marcador y conseguir los tres puntos. El 1-0 parcial alegró a la poca asistencia rojinegra, pero diez minutos después volvieron a su acostumbrada realidad y vieron como los Potros tomaban ventaja con cierta facilidad.

Fue en el comienzo de la segunda mitad que los locales alcanzaron el empate y se vislumbraba un resultado un poco más decoroso -¡vaya! no perdían-, pero la misma inconsistencia atlista, en todas sus líneas, permitió al Atlante conseguir el gol de la ventaja definitiva a diez minutos del final. Ya para que Kikín Fonseca te marque un gol, entrando sin marca y después de dos centros, es porque tu defensa es una calamidad.

No sabemos si Juan Carlos Chávez estará leyendo esto, pero estamos seguros que ya se dio cuenta de la bronca en que se acaba de meter…

Lee también   Ya ganó Asad