Barcelona derrotó 3-1 al Milan en el Camp Nou y se clasificó a su quinta semifinal consecutiva de Champions League.

Al final, el Barça resolvió favorablemente la serie. En un momento, al 1-1, estaban eliminados, pero su juego clásico nunca desapareció y le alcanzó para derrotar al campeón italiano.

Fueron dos goles de penal para los locales que no tuvieron gran discusión. Si la hubo, en todo caso, como dijo Ambrosini al final, fue porque algunos árbitros prefieren dejarlos pasar.

Fue muy rápido el primero. Al 11′ Antonini derribó a Lionel y Kuipers señaló penal. El argentino la puso bien pegada al poste derecho de Abbiati y puso el 1-0.

Pero Milan reaccionó. Gran jugada donde Robinho escapó a la marca, Ibra tocó a Nocerino, y éste definió perfecto abajo para vencer a Valdés.

Al 41′ cayó el segundo otra vez de penal. En un córner Nesta jaló a Busquets en el área y el silbante ni dudó. Messi, ahora al lado izquierdo, lo hizo gol.

Para la segunda mitad Milan intentó. Presionó más y luchó más por la pelota, pero no le resultó. Es más, recibieron el tercero al 53′. Iniesta tomó un rebote enfrente de Abbiati y le definió a un costado.

Allegri Metió a Pato, pero disminuido por las lesiones debió abandonar la cancha 13 minutos después. Zlatan, más retrasado, tampoco tuvo mucho contacto con el balón.

Los italianos, aunque nunca dieron nada por perdido, se fueron desvaneciendo entre tanto toque catalán. Por más que lucharon, tampoco crearon jugadas graves de peligro para Valdés.

Se agotó el tiempo y y con él la Champions para el Rossonero. Barcelona se impuso, ganó y va por su quinta semifinal consecutiva.

Lee también   Klopp enloquecido