El Liverpool hizo saltar la banca encajándole un 0-3 al todopoderoso Bayern de Múnich. Los de Jurgen Klopp se apoderaron del Allianz Arena el día de la presentación de los bávaros ante su afición y con una lección de contraataque sacaron el billete para la final ante el Atlético de Madrid. Los tantos de Mané (7’) en una contra demoledora y de Salah (34’) en otra jugada en la que los de Klopp ganaron la espalda a la zaga bávara, dejaron en ‘shock’ a un Bayern, que ya fue incapaz de levantarse. La guinda la puso Sturridge (87’), que no perdonó en el mano a mano ante Ulriech, poniendo en evidencia a un equipo que sufrió la tercera derrota de la pretemporada.

Lee también   Ocho caminos llevan a Roma