Manchester City domó a los Wolves que no apoyaron a Jiménez

Al Wolverhampton le tocó recibir a uno de los rivales más complicados de la Premier como lo es el Manchester City, que se llevó una sufrida victoria como visitante.

Manchester City
Foto: Captura de video

Con goles de Kevin De Bruyne, Phil Foden y Gabriel Jesús, los ciudadanos se impusieron por 3-1 al equipo de Raúl Jiménez, autor del tanto de la honra.

Los dirigidos por Pep Guardiola solamente tardaron 20 minutos en abrir el marcador, cuando Saiss derribó a Kevin De Bruyne dentro del área y el silbante no dudó en marcar la pena máxima, que se encargó de ejecutar el propio belga para iniciar con buen pie la temporada.

Los celestes tuvieron un mayor dominio de la pelota y del partido una vez llegó la anotación y por ello continuaron ejerciendo su control absoluto para conseguir el segundo rápidamente.

Pasada la media hora, el propio De Bruyne hizo una excelente combinación con Sterling, quien metió un buen pase en diagonal para la llegada de Foden que nada más tuvo que abrir su pie izquierdo para enviarla al fondo de las redes.

Poco y nada mostraba el equipo más portugués de la Premier, que solamente intentaba generar cuando la pelota llegaba a la humanidad de Jiménez, quien tampoco pudo hacer mucho pie ya que se encontró muy solo en muchas oportunidades.

Para el complemento el City continuó con su manejo de balón a su mejor estilo, pero se pudo ver a unos lobos más insistentes a la hora de atacar y hasta se pudo ver que en tres jugadas seguidas pudo haberle dado la vuelta al partido, pero fallaron.

Lee también   Raúl Jiménez es convocado para la Súper Copa.

Sin embargo, esa chispa se apagó conforme pasaron los minutos y comenzó un nuevo control del cuadro de Manchester, que nunca se esperó el descuento de su rival y menos con el dominio que tenía y a falta de poco más de 10 minutos para terminar.

Podence recibió un saque lateral para tirar un centro al primer poste donde se encontraba Jiménez, quien se levantó en el área para enviar un cabezazo a las redes que daba ilusiones a los Wolves.

Sin embargo, el tiempo empezó a quitar esas esperanzas y para complemento las eliminó Jesús, quien sacó un remate en el área que se desvió y dejó sin opciones a Patricio, para así terminar el juego.