Manchester City se consagró Campeón de la Copa de la Liga inglesa tras derrotar por penales (4-3) al Chelsea. En los 120 minutos previos de la final no pudieron romper el 0-0 en Wembley, y los de Pep consiguen un nuevo trofeo en un partido muy cerrado frente al equipo de Sarri.

Chelsea y City jugaron un pobre primer tiempo en la catedral de Wembley. Cuando se esperaba un duelo abierto, y con un equipo de Pep que salga arrasante como suele hacer, el ritmo fue pausado y quedaron a deber con el espectáculo que se espera para una final entre grandes equipos y futbolistas de calidad. Lo intentó más el City pero sin inquietar demasiado a Kepa.

En la segunda parte la historia fue diferente. Apareció el ida y vuelta y ambos parecían decididos a quedarse con el trofeo.

Kevin DeBruyne y Bernardo Silva comandaban la generación futbolística de los de Manchester, mientras que Eden Hazard junto a Jorginho y un Kanté muy llegador, hacían lo propio en el bando blue.

Justamente en una combinación entre el belga Hazard y el francés Kanté, llegó la ocasión más clara para los de Sarri, al minuto 68.
Eden desequilibró y se escapó por la banda izquierda para terminar cediendo atrás a Ngolo Kanté que llegó libre al área pero definió muy elevado sobre Ederson. Una combinación entre el belga y el francés que ya le había funcionado a Chelsea ante el City por Premier.

No obstante los ciudadanos no se quedaban y apostaban al golpe por golpe que deparó el segundo tiempo en Londres. El Kun era una amenaza latente con un Sterling que no paraba de mostrarse para el desequilibrio, junto a un punzante ucraniano Zynchenko.

En Manchester City ingresaron desde el banco el capitán Vincent Kompany, Gündogan y Leroy Sané. Se iban el defensor Laporte, DeBruyne y David Silva. En Chelsea se marcharon Ross Barckley y Pedro Rodríguez para dar entrada a los ingleses LofftusCheek y HudsonOdoi.

El brasilero William estuvo cerca de ganarlo sobre el final de los 90 con un venenoso libre directo que se fue alto por muy poco.

Así se fueron al tiempo extra, con empate a cero y todo por decidirse en el cesped de Wembley. Chelsea se veía peligroso al contragolpe mientras el equipo skyblue apostaba a la explosividad por las bandas.

Ya arrancado el alargue, se preparaba Gonzalo Higuaín para entrar e intentar romper el cero en el luminoso. El que dejaba la cancha era Willian. Mientras que Guardiola ejecutiva su cambio extra para la prórroga, y daba ingreso al brasileño Danilo por su coterráneo Fernandinho.

Lee también   Robinho podría llegar a Suiza

Higuaín entraba con gran movilidad y tirado atrás para armar el ataque con hombres frescos y eléctricos como HudsonOdoi y LoftusCheeck. Los de Manchester se hacían con la posesión del esférico pero los blues estaban firmes den defensa y alejaban toda intentona celeste. Chelsea lo intentaba con remates desde la frontal del área por medio de Hazard e Higuaín. Así llegaba a su fin el primer tiempo extra, seguía el 0-0 y de no variar vendrían los tiros penales.

Al minuto 109 la tuvo el Manchester City con un centro envenenado de Rahem Sterling por derecha, Agüero llegó forzado al remate ante Kepa y finalmente la pelota terminó sobre el tejado del arquero vasco en una acción fortuita. Pep Guardiola se agarraba la cabeza en la banda técnica.

El City parecía decidido a sentenciar antes de los penales. Chelsea quedaba perfilado para recurrir a la contra. En el 115, una corrida de Sané, con resbalón incluído de Antonio Rüdigger, terminó en las botas del Kun que probó desde el borde del área y Kepa se estiró para contener el remata.

El portero blue quedaba sentido y se preparaba el argentino Willy Caballero para jugar lo restante de la prórroga y los penales, donde es especialista el ex Málaga y City. Y en una situación más cercana a la comedia que a lo competitivo, Kepa no quería salir ante la furia de Maurizio Sarri que quería mandar al guardameta argentino al arco. Willy miraba incrédulo mientras Sarri se desesperaba por hacer la modificación de cara a la tanda de penales.

El alargue llegaba a su final y se venían los tiros desde el punto del penal para dirimir al campeón de la Copa de la Liga inglesa.

Y en los penales se coronó el Manchester City en Wembley como Campeón de la carabao cup. Rahem Sterling anotó el quinto penal para imponerse por 4-3 desde el punto fatídico.
Un nuevo título para el City de Guardiola en el fútbol inglés, tras haberse quedado con la Comunity Shield a principios de temporada justamente ante el Chelsea.