Era el partido del día. Los líderes de Alemania e Inglaterra, con estrellas regadas por toda la cancha, pronosticaban un partidazo.

Y aunque no desmereció de fea forma, Bayern lo resolvió cómodamente. Tal vez al City le pesó la vista a Múnich. Tienen más dinero que cualquiera, jugadores internacionales de sobra, pero el club sigue siendo novato en estos eventos. Además, y es el argumento más poderoso, Bayern es uno de los equipo más fuertes del mundo.

Gómez marcó los dos hacia el final del primer tiempo. El 1-0 al 38′ y el 2-0 segundos antes del descanso. Con eso bastó.

Ni Agüero, ni Džeko, ni Silva, ni Touré pudieron cambiar la historia. Mucho menos Tévez, que se quedó en la banca.

Bayern es del grupo A líder con dos triunfos y sin goles en contra. Napoli ya trepó al segundo puesto luego del triunfo sobre Villarreal, por lo que el millonario City, se quedó con un puntito en tercero.

Lee también   “Quiero ver como Guardiola plasma su idea en Inglaterra”: Luis Enrique