La Vieja señora de Italia apeló a su grandeza esta tarde en Turín, ante  un cielo ligeramente estrellado, nos dejó uno de los mejores partidos de la jornada.

El partido comenzó un poco flojo. Juventus dominaba la pelota pero no encontraba profundidad. Carlos Tévez no veía la pelota, mientras que Vidal y Pogba no lograban abrir la cancha. Los griegos se cerraron bien.

Pero el candado se abrió gracias a la llave que siempre guarda Andrea Pirlo bajo su pie. Cómo siempre, de tiro libre al ángulo. Un trazo exquisito del arquitecto, quién así dibujaba los cimientos de un partido extraordinario.

Pero los aguerridos griegos han combatido contra las adversidades muchas veces, hoy se sobrepusieron y le dieron la vuelta al marcador. Primero Botía y luego Delvin Ndinga al 61. El primer jugador congoleño que anota en Champions.

Pero cuatro minutos después la Vieja sacó a experiencia y dio una cachetada autoritaria. Fernando Llorente, en complicidad con el arquero Roberto Jiménez, anotó el 2-2 transitorio.

Apenas un minuto después Paul Pogba le dio vuelta al resultado con uncañonazo, la joya de la Juventus le dio tres puntos de oro al equipo turinés.

Con este resultado, los italianos llegaron a seis unidades y se ubicaron en la segunda casilla del grupo A, por delante del Olympiacos con el mismo puntaje, pero mayor diferencia de goles. En la quinta jornada enfrentarán al Malmö en Suecia.

 

Lee también   Roma avanza y verá a la Juve