Ante una resignada selección salvadoreña, México consigue un triunfo que le permite cerrar de manera invicta su participación en la ronda previa al hexagonal final de la Concacaf. De seis partidos disputados, seis ganados.

A diferencia de encuentros anteriores, El Salvador saltó a la cancha con los ánimos por el suelo y sin intención de fastidiar al Tri. Ni siquiera mostró una faceta a la que nos tiene acostumbrados como lo es meter la pierna.

En contraste, México tuvo un día de campo. Liderados por un Ángel Reyna que se encargó de construir el ataque con pases, recorridos, centros y disparos, los nuestros se pasearon por el terreno de juego. Eso sí, para no variar se encargaron de fallar varias de gol.

Guardado, Peña, De Nigris, Aldrete, Reyna, Chicharito y Peralta tuvieron en sus botines la oportunidad de brindar un festín de anotaciones, sin embargo no fue así. Fue hasta el minuto 63 cuando por fin se hacía justicia a la insistencia y tras un rebote del arquero salvadoreño, Oribe se sacaría la espina y marcaría el primer gol. Para el 84′, Javier Hernández se quitó de encima la losa de errático que pesa sobre él y ponía el 2-0 en el marcador.

Cumplido el trámite ante El Salvador, el Tri se consolidó como líder de su grupo. Termina invicto, con todos sus partidos ganados y ahora se enfoca en el reto verdadero, el pase al Mundial a través del hexagonal final. Ahora sí viene lo bueno.

MÉXICO: Talavera; Aldrete, Huiqui, Rodríguez, Meza; Enríquez, Guardado (Herrera 67′), Reyna, Peña (Hernández 58′); Peralta, De Nigris (Chicharito 60′).

Lee también   "Sin importar cómo, debemos ganar a Honduras": Torres Nilo

EL SALVADOR: Portillo; Purdy, García, Hernández, Alas; Monteagudo, Romero (Hernández 67′), Castillo, Alas; Cerén (Flores 84′), Águila (Bonilla 73′).