Photo: Andrew Yates | AFP

Se le escapó el tercero al Chícharo. Hubiera sido la firma perfecta para adornar la clasificación del United a semifinales de la legendaria FA Cup. Dos a cero de todas formas, que se construyó en buena medida por lo hecho en el primer tiempo por el equipo de Ferguson. Sigue cayendo estrepitosamente el Arsenal de Wenger a las puertas de cualquier aspiración a levantar algún trofeo en la temporada; le queda la Premier que peleará a muerte precisamente contra los poderosos líderes Red Devils.

  • 2Manchester United
  • Arsenal FC
Red Devils : Van der Sar; Smalling, Brown, Vidić, Evra (Scholes, 80’); O’Shea, Gibson, Fábio (Valencia, 46’), Rafael (Giggs, 64’); Hernández, Rooney. DT Alex Ferguson


Gunners: Almunia; Djorou, Gibbs, Koscielny, Sagna; Diaby (Ramsey, 71’), Denílson (Chamakh, 59’), Nasri, Wilshere; Van Persie, Arshavin (Rosicky, 71’). DT Arsène Wenger
Gol: 1-0 Fábio (28’), 2-0 Rooney (49’)
Árbitro: Charles Foy
Incidencias: FA Cup (cuartos de final). Estadio Old Trafford

Cambió de tonos el encuentro en Old Trafford. De una plenitud local a una mejoría visitante. La constante al inicio del juego fue ver a Fábio y Rafael combinarse de manera estupenda. Ferguson los colocó más adelantados que de costumbre y como dos gotas de agua abordaron a los Gunners por izquierda y derecha.

Peligro latente en la portería de Almunia aunque el nervio se emparejaba con llegadas constantes de Van Persie, Arshavin y el orquestador Nasri. Todo lo tapó Van der Sar. Goles cantados que se fueron diluyendo en la goma de los guantes del arquero holandés. No pudo el Arsenal y por eso ganó confianza el United.

Dos minutos antes de la media hora de juego, se concretó el primer gol. Jugada rápida, centro y cabezazo de Chicharito, paradón de Almunia y remate del gemelo Fábio. Estalló entre sueños y realidades el monstruoso inmueble del infierno. Así se edificó la imposición diabólica que mojó la pólvora, otra vez, de Wegner y compañía.

Lee también   Giggs para rato

Para la segunda parte, United modificó su estructura y aunque metió a gente más especializada en ofender -como el regreso de Valencia, y la incursión de Giggs- y sacó a los geniales Rafael y Fábio que le dieron todo el ataque en el primer lapso. Esto significó mayor poder Gunner, pero a su vez mayor impotencia por la figura enorme de Van der Sar.

Y cinco minutos de juego en el complemento avalaron la segunda anotación del United, obra de Rooney. Se acabó el Arsenal, señoras y señores… sigue la frustración y eso que no jugó a plenitud ofensiva. Quedó a deber a fin de cuentas frente a un experimentado Man U.