Querétaro sorprendió y goleó 0-3 a Universidad en la cancha del Olímpico.

Wilberto Cosme fue la figura del partido. Apenas corría el minuto 8′ cuando el colombiano se animó a disparar desde fuera del área y marcó un gol imposible de detener para Palacios.

Los locales comenzaron entonces una lucha por volver al marcador, pero poco pudieron elaborar ante una muy dura defensa queretana, la cual brilló a partir de una gran actuación de Apodí. Para su mala suerte, el brasileño se iría lesionado a los pocos minutos de la segunda mitad.

El complemento comenzó a desarrollarse en cancha de los Gallos, pero sin recibir serio peligro. En cambio, el campo puma dejaba espacios en afán de buscar más ataque.

Cosme no aprovechó una clarísima. Pikolín intentó devolver balón a su hermano y falló, Wilberto quedó mano a mano frente al portero pero definió bombeado y sin dirección.

El 0-2 llegó al 61′, cuando un balón largo y desde el fondo puso a Cosme otra vez solo frente a Palacios y ahora sí decidió certero y a la red.

Ya con el partido complicado, un minuto después del gol Nahuelpán vio tarjeta roja. El argentino levantó de más la pierna y golpeó a Escalante.

Pumas se apagó a partir de ese momento y ni las modificaciones lo regresaron al partido. Querétaro, en cambio, daba la sensación de que podía encontrar otro gol más.

Y sucedió. Al 80′ Cosme arrancó a velocidad por izquierda, dejó a Marco Palacios y centró por abajo al área donde Paredes de zurda y con mucha clase anotó de pique sobre Alejandro Palacios.

En los últimos minutos el árbitro debutante, Roberto Ríos Jacome, señaló correctamente fuera de lugar en cobro de falta que terminó en gol de Bravo, y el portero Hernández atajó un buen remate de cabeza de Palacios. Así se selló el 0-3 final.

Lee también   Gana mordiendo el cuchillo