En partido correspondiente a la Jornada 21 de la Jupiler League, el Kotrijk recibió en el Guldensporenstadion al Standard de Lieja del arquero mexicano, Guillermo Ochoa.

Durante la primera mitad del encuentro, el conjunto visitante presionaba en busca de la anotación que inaugurara el marcador, pero las intervenciones defensivas y una gran atajada del guardameta Thoman Kaminski, lograron impedirlo.

El duelo daría un giro en el trámite, tras la expulsión de Uche Henry Agbo al 42′, tras recibir su segunda tarjeta amarilla, dejando en clara desventaja a los visitantes quienes tendrían que remar contra la corriente durante más de la mitad del partido.

A pesar de tener un hombre menos, el Standard de Lieja se adelantó en el campo del Kotrijk.

Ya en la parte complementaria, una mano dentro del área local, le permitiría al Standard de Lieja adelantarse en el marcador, con una buena ejecución desde los 12 pasos, cortesía de Razvan Marin, colocando así un 0-1 sorpresivo en favor del equipo de Guillermo Ochoa.

Los últimos 10 minutos del enfrentamiento, fueron una verdadera pesadilla para los visitantes, comenzando al 83′ con un autogol de Luis Pedro Cavanda, en su intento por cortar un centro y posteriormente, en el último minuto del partido, aparecería Jérémy Perbet, para vencer a Ochoa y decretar la remontada final.

Con el 2-1, el Standard de Lieja cae a la novena posición con 26 unidades, mientras que el Kotrijk escala al séptimo peldaño superando a su rival de la Jornada 21 y al Royal Excel Mouscron, donde milita Omar Govea.

Lee también   Va para grande