Si algo caracteriza a la B Nacional argentina es la intensidad que ponen todos los equipos partido tras partido. No hay tregua, se disputan el resultado de inicio a fin sin caer en complacencias. Cada balón se pelea como si fuera el último, el desfogue físico no es excusa y aparecen destellos de futbol que se agradecen.

Este día Defensa y Justicia recibió a River Plate en La Plata y ambos equipos dieron un auténtico partidazo. Errores, golazos, pases de rabona y una actuación pletórica de David Trezeguet enmarcaron el encuentro. El Millo se fue al frente apenas a los dos minutos de juego gracias al gol de Ocampos, quien aprovechó una pelota regalada por el rival. Pero seis minutos después vino el empate por conducto de Díaz, que no se sabe si intentó tirar al arco o centrar pero marcó un golazo. Con el 1-1 se fueron al descanso.

A los cuatro minutos de la segunda mitad apareció Trezeguet para poner en ventaja a River. Ese gol fue el premio justo a un jugador que buscó el arco enemigo y mantuvo ocupada a la defensa rival durante los primeros 45 minutos. Sin embargo poco le duró el gusto de festejar, pues al 53′ empataba Defensa y Justicia con un autogol de Funes Mori.

Los locales se animaron tras el empate y se fueron con todo al frente. Sometieron al Millo y consiguieron el tercero para su causa al 61′ con tanto de Bustamante. River se sintió herido, principalmente Trezeguet, quien no dejó de dar lata en el área rival y al 68′ anotaba el segundo en su cuenta para redondear así su gran exhibición.

Lee también   Listos para el América

El resto del encuentro fue un ir y venir donde los dos conjuntos ya no pudieron concretar las opciones que generaron. Era un partido para más goles, sin embargo con los seis registrados (3-3) el futbol ganó.