Croacia obtuvo una victoria aplastante en Turquía, un 0-3 que prácticamente le asegura su lugar en la Eurocopa. Los turcos perdieron desde que saltaron a la cancha, pues apostaron por un 5-4-1 que no proliferó en ninguna zona de la cancha. Yilmaz, como único atacante, pasó desapercibido. En la media cancha sólo se registró un amontonamiento sin ton ni son que fue bien aprovechado por el rival al apoderarse de los costados. Por si fuera poco, la defensa turca fue una auténtica avenida, una grosería que cometió errores infantiles.

Por su parte, Croacia aprovechó el desorden del adversario y al ver que ni siquiera oponían resistencia para marcar o cortar el juego se dieron un festín. En un término convencional fue un baile. Raro ver a un equipo turco que ante su gente, en su estadio, lució desmotivado y sin intención de hacer algo para acortar las distancias. Incluso resultó extraño ver a jugadores muy distantes a la personalidad que caracteriza a los otomanos. Vaya, podría decirse que no se tomaron en serio el repechaje. En todo caso reaccionaron al final del encuentro, tiempo en que el que ya todo estaba perdido.

Desde el minuto 2´todo se definió cuando Olic hacía el primero para la visita. De ahí en fuera, todo el partido fue para los croatas. Mandzukic aumentó la ventaja al minuto 32´y finalmente Corluka anotó el definitivo al 51´. Con un marcador cómodo, Croacia deberá cumplir el trámite en el juego de vuelta, pues el pase está casi amarrado. A reserva de que un milagro hable a nombre de Turquía la serie está sentenciada.

Lee también   Modric: "Tenemos la oportunidad de hacer algo especial"

Así jugaron:

TURQUÍA: Demirel; Sarioglu, Korkmaz, Kadir, Giray, Gonul (Tore 46´); Altintop, Emre, Turan, Topal (Inan 69´); Bulut (Yilmaz 81´). DT Guus Hiddink.

CROACIA: Pletikosa; Simunic, Srna, Corluka, Schildenfeld, Vida; Rakitic (Pranjic 83´), Modric, Dujmovic; Olic (Jelavic 85´), Mandzukic (Eduardo 90´). DT Slaven Bilic.