Por el Trofeo Santiago Bernabéu, Real Madrid 5-0 Al Sadd, donde el partido fue lo menos importante ante la presencia del gran Raúl en la cancha; el Ángel de Madrid se llevó la noche.

MERECIDO HOMENAJE. Más que un encuentro de futbol se trató de un homenaje que Real Madrid le debía con creces al hombre que escribió con letras de oro su amor y compromiso a la camiseta blanca, Raúl. Hoy el Bernabéu se puso de pie y se rindió ante uno de sus máximos ídolos, un jugador al que los futboleros, incluso seguidores de otros clubes, respetan y valoran por su trayectoria.

EL ‘7’ SE RESPETA. Dado que el homenajeado fue y tenía que ser el centro de atención, Cristiano Ronaldo utilizó el ’11’ como dorsal dejándole el ‘7’ a Raúl, un número que convirtió en leyenda para la historia merengue.

PASE USTED, CAPITÁN. En un acto simbólico, Iker Casillas le otorgó el gafete de capitán a Raúl, quien disputó los primeros 45 minutos vistiendo la playera merengue, la prenda que lo hizo grande.

GOOOOOOOOOOL. Al minuto 22 cayó el primer gol del Real Madrid. Y no fue cualquier gol, lo convirtió el hijo pródigo, el ídolo de casa. Raúl lo festejó como en sus mejores tiempos y se brindó ante unas tribunas pletóricas de agradacimientos y mucha fiesta hacia su persona. Renació en la memoria de muchos el Raúl que dejó huella en el Bernabéu.

CAMBIO DE PLAYERA. Para la parte complementaria, Raúl jugó con la camiseta de Al Sadd, su equipo.

SIGUIENDO EL FESTÍN. Al 59′ el anfitrión amplió la ventaja gracias a Isco, quien continúa mostrándose como un refuerzo efectivo.

Lee también   MU 3-2 LIV | Deleitar Berbatov

NI HABLAR. Siendo lo primordial la presencia de Raúl, el duelo en el campo se inclinó en favor del Real Madrid. Tarde que temprano caería el tercero, pero no estaba escrito la forma en que se registraría. Al minuto 77 el silbante marcó penal en favor de los merengues a pesar de que la falta ocurrió afuera del área. Karim Benzema no desaprovechó la pifia del árbitro y ejecutó la pena máxima para marcar el tercer tanto al 80′.

YA SUELTOS. Al 81′ la artillería merengue ya andaba libre y sin obstáculos. Jesé le sacó jugo a la metralla y mandó el balón a las redes para poner el cuarto gol en el marcador.

UNO MÁS Y YA. Dándole sentido a la oportunidad recibida, Jesé no se empachó de la pachanga y al 87′ conseguiría su doblete de la noche al anotar el quinto y último tanto del homenaje.

GRANDE, RAÚL. Mientras que Iker Casillas y Sergio Ramos levantaron a medias el Trofeo Santiago Bernabéu, las cámaras y los aplausos se fueron en mayor proporción con Raúl. Pese a que su escuadra fue zarandeada, el Ángel de Madrid pisó nuevamente el inmueble de sus glorias e hizo un gol vestido de blanco, hecho significativo para la afición del Real Madrid.