El Real Madrid ha comenzado la pretemporada con una derrota ante el Inter de Milán.

El Real Madrid comenzó con ganas el encuentro y en seguida se fue en busca de la portería de Handanovic. No habían pasado ni dos minutos cuando Gareth Bale remató de cabeza al larguero. Desde el banquillo Ancelotti podía atisbar las ganas del galés, sin duda el mejor en el arranque.

De hecho, tras una recuperación en el medio campo, Bale se sacó un latigazo espectacular que se coló por la escuadra interista. Magnífico golpeo con efecto que dejó al portero esloveno más bloqueado que una estatua. El Madrid dominaba el encuentro, pero a la contra los italianos llevaban peligro.

No obstante, aunque los de Walter Mazzarri llegaron en varias ocasiones, sus disparos jamás conseguían coger puerta, por lo que Diego López vivió una primera parte bastante plácida.

En el segundo tiempo comenzó el carrusel de cambios que dejó a Isco e Illarramendi como únicos jugadores no salidos de la cantera sobre el terreno de juego. El Madrid tenía el partido bastante controlado, pero una pena máxima sobre Nemanja Vidic permitió a Mauro Icardi establecer el empate.

Después de que ambos conjuntos no lograsen desequilibrar el 1-1, el partido llegó a la tanda de penaltis. En ella, Jesús Fernández logró parar un lanzamiento y otro se estrelló en el palo, pero Isco, Illarramendi y Omar Mascarell fallaron sus disparos y el Inter se impuso por 3-2. El campeón de Europa comienza perdiendo en su regreso.

Información de Cadena Ser.

Lee también   Ronaldo confesó a quién considera como el mejor jugador chileno de la historia