Real Madrid se lleva el clásico contra el Barcelona y es el nuevo líder 

Foto: YouTube

El Real Madrid alcanzó el liderato provisional de LaLiga Santander, imponiéndose bajo un diluvio al Barcelona gracias a una primera parte letal, al ritmo de Vinicius, y defendiendo cuando apareció la fatiga física tras el desgaste del Liverpool.

Los carrileros adelantados ofrecían la posibilidad de castigar sus espaldas y a los trece minutos Valverde no lo pensó. Salió disparado hacia campo contrario, superó a Jordi Alba, encontró a Lucas Vázquez donde debía estar el lateral y al centro apareció la magia infinita de Benzema. El recurso de tacón fue una nueva joya para su particular museo.

Exhibiendo la contundencia que tanto añoró el conjunto madridista en sus momentos de irregularidad, Benzema extendía su racha más dulce. Clave en el asalto al liderato con siete jornadas seguidas marcando. Su trascendencia se extendía incluso a labores defensivas, apareciendo en su propia área para robar a De Jong. El ejemplo de la unión en el esfuerzo de un Real Madrid comprometido.

Redujo al máximo los espacios a Messi. A base de ayudas. Y tras el robo de pelota corrió. Así Vinicius exhibió virtudes. Auto pase ante Mingueza y desborde contra Araújo. Atraía rivales y era derribado. Así llegó una falta en la que Kroos se alió con la fortuna. Su disparo golpeó en Dest y lo convirtió en un imposible para Ter Stegen.

El factor físico mandó y Koeman arriesgó quitando a un lateral como Dest para dar paso a Griezmann. El escenario cambió de golpe. En pleno diluvio las ocasiones pasaron a ser azulgranas y los contragolpes madridistas perdieron efectividad. A la hora de partido apareció un rematador inesperado. Con la espinilla remataba Mingueza el centro de Alba que dejaba pasar por debajo de las piernas Griezmann.

Lee también   Figo defiende a Cristiano

La figura de Courtois apareció y pasó a ser protagonista. Firme ante los centros laterales, viendo el disparo cruzado de Mingueza cuando el escenario ya no interesaba a Zidane, que tiraba de lo que tenía en el banquillo para meterle pausa. Al contrario, Koeman acarició el empate con su apuesta por Ilaix. Lo remató todo y el travesaño evitó el empate en el último suspiro.