Foto: AFP

Muy poco se dignaron a mostrar Xeneizes y Millonarios en el Superclásico argentino. Como cuando alguien se va durmiendo de a poco, que siente la realidad y la ficción al mismo tiempo, así se desarrolló el partido. Claro reflejo del momento en el que transitan ambos equipos en el Apertura Argentino.

Y tuvo que ser así de surrealista: un ex Boca lo decantó para River. Maidana se levantó de entre todos en un córner, por distancia considerable, probablemente en el mejor momento de Boca (al inicio del complemento), y definió el encuentro al cabecear contundentemente. Nada que hacer para García. 1-0 y al sobre…

  • 1River Plate
  • Boca Juniors

River: Carrizo; Maidana, Ferrero, Ferrari, Román; Acevedo, Pereyra (Arano 66’), Lamela, Almeyda; Ortega (Buonanotte 72’), Pavone (Funes Mori 82’). DT Juan López


Boca: García; Carruzo, Cellay, Rodríguez, Insurralde; Méndez (Monzón 62’), Battaglia, Riquelme (Chávez 46’), Giménez; Palermo, Mouche (Viatri 63’). DT Claudio Borghi
Goles: 1-0 Maidana (53’)
Árbitro: Hector Baldassi
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada catorce de la Primera División de Argentina, disputado en El Monumental, Antonio Vespucio Liberti.

Desgracia total para el aficionado, pero no para la fiesta que estuvo calientita en Núñez y que exploto aún más al final. Hablar de que hubieron más de cuatro jugadas interesantes en el duelo es decir mucho. River fue más peligroso, pero poco atinado… muy, muy poca puntería en este Superclásico.

Pero justo fue el resultado porque quien trató mejor al balón fue el local y no el visitante. No apareció Román, bajo de nivel y físicamente, y sí lo hizo Almeyda quien controló a su equipo en la transición de la media para el ataque. Además, cuando entró Buonanotte por Ortega, compuso al equipo y aprovecharon algunos contraataques para, por lo menos, trabajar a García y su línea defensiva. Buen partido también el de Lamela, de Acevedo y, claro, de Maidana que significó el triunfo.

Lee también   BOC 1-2 LAN | Derrota ahorca a Borghi

Aunque cierto es que el segundo tiempo estuvo más prendido que el primero, por poco y despiertan este par de dolidos conjuntos. Entre Chávez -sustituto de Riquelme- y Giménez le intentaron dar a los visitantes mayor control y poder al ataque, mayor organización. Pero estuvieron erráticos, como en el resto de sus partidos.

En River, al contrario, hubo mejor organización, mejor actitud. Camita tendida a Cappa o no, sí fue otro equipo el que encaró el Superclásico, bajo el mando de Juan José López.

Varias interrogantes se desprenden del Súperclásico que envió a los Gallinas de la duodécima ubicación a la octava. Mientras que los Xeneizes se mantendrán hundidos en la décimo quinta posición con 17 puntos, cuatro menos que sus enemigos.