La Roma jugará la final de la Coppa Italia ante la Lazio tras eliminar al Inter con global de 5-3 en una serie totalmente inclinada en favor de los capitalinos que vencieron en los dos partidos al equipo de Stramaccioni que aspiraba a jugar la final copera para salvar algo del prestigio perdido este torneo, pero se quedaron en el intento.

Tras el 2-1 del primer partido en Roma, los de Totti intentaron controlar las acciones de inicio, pero un gol de Jonathan a los 22′ llenó de ilusiones a los nerazzurri que se lanzaron por el segundo y cerca estuvieron de lograrlo, sin embargo, ya en el complemento y cuando más presionaban, Mattia Destro igualó las acciones al 55′ y después a los 69′ hizo el segundo que puso contra la pared a los interistas que ahora tenían que marcar tres más por aquello del gol de visitante.

Pero el golpe tuvo consecuencias totales, y es que el Inter ya no se repuso en el juego. Todavía Torosidis les hizo un señor gol que puso las cosas 1-3 al 74′, imposible ya para un equipo carente de alma y sobre todo de buen futbol.

Al final fue 2-3 pues Ricky Álvarez descontó en jugada fortuita donde el balón fue desviado, un gol que sólo sirvió para entregar un juego de cinco goles y a un justo finalista en esta Copa.

El 26 de mayo la gran final ante la Lazio, en lo que será seguramente una edición ardiente del clásico romano.

Lee también   El Atlético de Madrid goleó al Elche