En un duelo que tuvo de todo, Santos pierde 0-1 ante Corinthians en la ida de una de las semifinales de Copa Libertadores.

El partido inició al ritmo de Corinthians. El Timao salió en busca de la anotación y al 28′ lo consiguió gracias a una joya de gol desprendida del botín derecho de Emerson. Los primeros 45 minutos trascurrieron sin que Santos apareciera en la cancha; Neymar y Ganso estuvieron dormidos.

Pero al arrancar la segunda parte, los papeles se invirtieron. Santos volvió al campo con todo el deseo de empatar, sin embargo Durval y Borges se encontraron con el hombre muralla de la noche, la figura Cassio; el arquero le sacó brillo a sus guantes con soberbias atajadas. La desesperación por no poder doblegar al portero rival recayó en Neymar, quien al no poder conectarse con sus compañeros le dio un llegue a Leandro Castan que era de roja pero quedó en amarilla.

La desesperación la contagió al adversario. Tras no hallar la manera de quebrantar nuevamente a la defensa de Santos y enojado por la entrada hacia Leandro, Emerson se desquitó entrándole con fuerza a Neymar y él sí fue sancionado con tarjeta roja.

Con uno menos en la cancha, y acto seguido de la expulsión, el Timao se salvó del empate gracias a otra atajada espectacular del invencible Cassio. Con las emociones a flor de piel vino lo impensable, lo que no estaba en el guión: ¡se fue la luz en el estadio! El árbitro decidió suspender momentáneamente el encuentro, justo cuando estaba a 10 minutos de concluir.

Lee también   Neymar no quiere ir a Europa

Casi 20 minutos después se reanudaron las acciones. El descanso involuntario pesó en los jugadores y ya no hubo nada más.

Falta la vuelta y Corinthians tiene medio boleto en la final.