Por la semifinal de vuelta en la Concachampions, Santos empata 1-1 ante Seattle con goles de Darwin Quintero y Lamar Neagle.

Santos llegó cómodo, con un resultado conseguido en Estados Unidos que prácticamente lo posicionaba en una nueva final de la Copa de Campeones de la Concacaf. Seattle, por otro lado, tenía argumentos futbolísticos para realizar la hazaña en Torreón, más había que ver si el factor sicológico alcanzaba.

Los Guerreros no arrancaron bien. El congoleño Steve Zakuani comenzó a inquietar la meta defendida por Oswaldo Sánchez y al ‘9 se perdió una oportunidad clara para abrir el marcador cuando abanicó la pelota con la pierna y le quedó a modo a Felipe Baloy para despejar. Cinco minutos después respondió Santos con un cabezazo del mismo Baloy que pasó apenas desviado. Al ’21, el TSM gritaría gol. Darwin Quintero cobraría un tiro libre que entraría de «campanita», aunque por las dudas llegaría Hérculez Gómez para empujarla con la cabeza.

El gol desmotivó a los americanos y le abrió paso al festival de fallas de Oribe Peralta. Tres clarísimas en lo que restaba del primer tiempo. Primero, al ’28, Peralta quiso definir de vaselina pero su remate pasó desviado. Luego, al ’44, vino el Rodallegazo del Cepillo después de que Darwin Quintero estrellara su disparo en el poste. El balón le quedó a Peralta, con la portería abierta, pero fue enviado directamente a las gradas ante el asombro de todos.

Ya en el complemento, Oswaldo Sánchez se mandó una salvada magnífica en los primeros minutos al desviar un tiro cruzado del cubano Osvaldo Alonso. Pero al ’73 las cosas se complicarían puesto que el recién ingresado, Lamar Neagle, aprovecharía un grosero error de Baloy e igualaría los cartones al empujar un rebote que dejaría Sánchez después de una gran atajada.

Lee también   Leverkusen no necesitó a Chicharito para sumar tres puntos

Con otro gol, el Sounders se colaría a la gran final por lo que aprovecharían los minutos finales para irse con todo al frente. En el descuento, Neagle remataría de manera incómoda un saque de banda, sin generar gran peligro. Santos aguantó y consiguió irse con el 1-1 que le daba el pase a la final. Ahora, el equipo de Pedro Caixinha espera al rival que salga entre Monterrey y Los Ángeles Galaxy.

Santos: Sánchez, Baloy, Galindo, Estrada, Mares, Salinas, Rodríguez, Calderón (Ramírez ’63), Gómez, Peralta, Quintero (Cárdenas ’88).

Gspurning; Yedlin, Scott, Traore, Gonzalez; Caskey, Alonso, Joseph, Martinez (Rosales ’58); Zakuani (Ochoa ’77), Johnson (Neagle ’60).