La eliminatoria europea no tiene palabra de honor y hoy se demostró que no importa cómo hayan llegado a las instancias finales, sino cómo te desarrollas estando allí.

República Checa se instaló en la fase de repechaje siendo el menos malo del resto del grupo que ganó cómodamente España; no mostró ni siquiera buen futbol durante la fase de grupos, pero llegó porque fue menos malo que Escocia. Por el otro lado, Montenegro sufrió y sorprendió en el grupo de Inglaterra echando a suizos y búlgaros en su primer proceso eliminatorio para un torneo europeo como nación independiente.

En cuanto llegaron al Generali Arena, de Praga, sus campañas quedaron atrás, de la misma manera que sus resultados y funcionamiento. La primera mitad no produjo mayores emociones, pero en el segundo tiempo el renovado conjunto checo tomó confianza y consiguió la ventaja, con un golazo, al 63′. Los montenegrinos se desesperaron, cayeron en el juego brusco y finalmente vieron su meta perforada por segunda ocasión, al segundo minuto de compensación.

República Checa se renovó y dejó atrás los malos resultados de sus últimas partcipaciones internacionales, mientras que Montenegro no pudo confirmar lo bien que se había visto -mal endémico de la región balcánica-.

Así jugaron:

REPÚBLICA CHECA: Cech; Sivok, Kadlec, Gebre Selassie, Plasil; Rosicky, Pudil, Pilar (Kolar 90′), Jiracek; Pekhart (Lafata 90’+3′), Resek (Pospech 81′). DT: Michail Bilek

MONTENEGRO: M Bozovic; Dzudovic, Jovanovic, Pavicevic, Savic; Pekovic (Zverotic 80′), Drincic, Vukcevic (Delibasic 89′), Damjanovic (V Bozovic); Vucinic, Jovetic. DT: Branko Brnovic

Lee también   Atlas 1-1 UNAM