Un combativo Villarreal le saca el empate a un Barcelona posesivo, pero poco efectivo. El marcador aleja a los culés del Madrid.

Surgirán cuestionamientos respecto al funcionamiento de Barcelona en este partido. ¿Exceso de confianza? ¿Hartazgo de dominio? ¿Apatía? ¿Baja de ritmo e intensidad? Varias aristas podrán decirse con respecto a la incapacidad que tuvieron los blaugranas para vencer el arco de Villarreal. A diferencia de otras ocasiones, la escuadra culé no lució por generar llegadas en demasía. Sí, mantuvo la posesión del balón, es fiel a su estilo de juego, pero ahora le faltó creatividad e ingenio para lastimar en la ofensiva.

En contraste, Villarreal, un equipo de futbol modesto, de un sistema que apela más al esfuerzo físico y al orgullo de cada jugador, una escuadra combativa y enemiga de poseer el esférico, le rompió el esquema al rival con base en aguantar y morder cada intento de jugada enemiga. El desgaste de sus elementos surtió efecto.

Pese a que el Submarino Amarillo se vio sorprendido en los primeros minutos de partido, lapsos donde Alves y Messi fallaron opciones claras de gol, Barcelona creyó que el rival otorgaría más descuidos, sin embargo el trámite del encuentro le hizo ver que no, que Villarreal entendió la lección de los primeros instantes y cuidaría el cero hasta el final.

Un 0-0 que sabe a gloria para los de amarillo, que luchan en la zona baja de la tabla y quieren alejarse del descenso. Por su parte, un empate amargo para Guardiola y los suyos, quienes tras este resultado ven alejarse a Real Madrid en la cima de la liga.

Lee también   LEV 0-0 MAD | Un Madrid impotente