Chelsea venció 4-1 a Napoli en Stamford Bridge, y dejó un global de 5-4 a su favor para meterse a cuartos de final.

Fue un partidazo, lleno de goles y futbol. La mejor de todas las series disputadas en octavos de final.

El local inició haciendo presión. Trató de asfixiar al Napoli de inmediato y lo logró, aunque los italianos se sacudieron el problema a los pocos minutos. Es más, entre el 10′ y el 15′, Napoli tuvo tres de gol. Cech evitó un par.

Al 28′ vimos el primer gol. Lo hizo Drogba, que ahí comenzaría a construir su extraordinaria exhibición esta noche. Ramires envió centro desde la izquierda y Didier anticipó para enviar el balón a la red.

Así terminó el primer tiempo. Chelsea con ventaja, pero ante un rival que siempre dio la sensación de peligro, especialmente con Cavani.

Apenas iniciando el segundo tiempo, al 47′, llegó el segundo. Se originó desde un tiro de esquina cobrado por Lampard, al que Terry llegó a primer poste para poner la pelota imposible a De Sanctis.

Napoli descontó en este partido y se adelantó en la serie al 55′. Inler fue quien ilusionó a todos sus seguidores. Con ese tanto estaban calificados.

Pero al 75′ apareció Lampard. El 8 del Chelsea cobró a la perfección un tiro penal. La sanción fue por mano dentro del área.

Hasta ahí los tres símbolos de Chelsea habían colaborado con goles.

El árbitro pitó el final de los 90 minutos y con ello alargó media hora el juegazo.

Los tiempos extra no cambiaron la intensidad. Ya sin Terry, que se fue por lesión, Chelsea tomó la iniciativa. Era de esperarse, pues el gol de visitante aún beneficiaba a Napoli.

Lee también   Tras arrollar a la Juventus, el Bayern aspira a un triplete histórico

Entonces fue cuando Ivanović, acaso el mejor del partido, al 105′ se hizo presente en el área para empujar el cuarto gol a la red, ese que podría significar el pase a cuartos. Todo surgió desde la derecha, donde Ramires tocó a Drogba y éste dio vuelta para mandar el centro final.

Para el segundo extra Mazzarri se jugó todo. Mandó a Pandev y Vargas, pero el juego ya estaba enredado entre cansancio y confusión. Ya fueron pocas las oportunidades de gol que pudieron crear los italianos, y el tiempo se agotó.

Brych silbó el final y Stamford Bridge festejó. Los Blues, en tremendo enfrentamiento, se metieron entre los ocho mejores de Europa. Napoli, que dejó un recuerdo imborrable, con actuaciones espectaculares de Lavezzi y Cavani, dijo adiós, también entre aplausos.