Sheriff sorprende y acrecienta la crisis del Real Madrid

Foto: @realmadrid

El Sheriff Tiraspol asestó un golpe de realidad al Real Madrid, imponiendo la ley de un modesto que conquistó el Santiago Bernabéu en un capítulo inolvidable de su historia, sacando a relucir las carencias defensivas madridistas y su falta de pegada.

El regreso de la Champions al Santiago Bernabéu un año y siete meses después dejó un guión inesperado en el que se esperaba duelo plácido para el equipo blanco.

El Real Madrid sufrió una de esas derrotas dolorosas que se convierte en un aviso en su competición preferida, víctima de su falta de contundencia en las dos áreas, con una endeblez defensiva alarmante mientras Carlo Ancelotti sigue con problemas en los laterales.

El modesto Sheriff soportó con entereza los arranques madridistas, frenó con falta la voluntad de Hazard y cuando no se esperaban noticias ofensivas suyas, demostró las razones de su fase previa a los 25 minutos.

El centro desde la izquierda, donde regresó Nacho y Ancelotti tiene el principal foco problemático a solucionar, lo remató a placer Yakhshibóev. Su testarazo, a espaldas de Alaba y sin sentir presión del lateral Miguel, desesperó a Courtois.

El Real Madrid no encuentra un buen balance defensivo ni cuando tira la línea de presión arriba y encierra a su rival. Le condenan errores de concentración que cuestan caros. Tocaba remontar y apareció Hazard, con gestos de altísima calidad para convertir en aplausos el leve arranque de silbidos cuando Courtois a punto estaba de regalar el segundo.

Un mal despeje en una salida le dejó el balón a Castañeda que buscó al goleador Yakhshibóev para que su remate acariciase el poste. Con el susto en el cuerpo, solo el carácter asociado el vértigo podría levantar el partido. La superioridad técnica había que demostrarla en los últimos metros donde el Real Madrid se atascó de forma inesperada.

Lee también   Chelsea pretende debilitar a un rival del Real Madrid si ellos se llevan a Hazard

Benzema colocó en una escuadra el tanto con el que superaba a la leyenda Raúl. Con 25 minutos por delante Ancelotti cambió en bloque. Hasta cuatro jugadores al campo, con el regreso de Toni Kroos sin ritmo competitivo, para poner el broche a la remontada. No se esperaban ataques del Sheriff por lo que ubicó a Valverde y Camavinga en los laterales.

Entre llegadas fallidas, remates a la nada y un paradón con la cara de Athanasiadis a Modric, a Bruno le anularon el segundo por fuera de juego y en el minuto 90 Thill firmó el gol de su vida con un latigazo a una escuadra que devuelve al Real Madrid a su reciente realidad europea.