Siguiendo con su gira de partidos amistosos, la selección Brasileña se impuso a Egipto por 0-2 en encuentro disputado en el Ahmed bin Ali Stadium de la ciudad de Al-Rayyan.

Los dirigidos por Mano Menezes terminaron ganando sin muchos problemas al campeón africano, no sin antes pasar algunas complicaciones, sobre todo en el arranque del juego donde el portero Diego Alves fue clave para que los dirigidos por el estadounidense Bob Bradley no se fueran al frente.

Brasil aceleró la marcha del juego y antes del descanso se fue con la ventaja gracias a la oportuna aparición de Jonás Goncalvez. El scratch apenas merecía la ventaja sobre un Egipto luchón pero sin muchos fundamentos para llegar al arco enemigo.

Para el complemento los amazónicos revolucionaron las acciones y Jonás estuvo cerca hasta en dos ocasiones de aumentar el marcador, pero fue hasta la tercera, ya a los 60 minutos, que no falló y puso el 0-2 definitivo.

Más no hubo, si acaso algunos sustos en ambas porterías pero el marcador ya no se movió.

Lee también   NEYMAR | No se disculpará con Escocia